La Ministra de Seguridad admitió que las fuerzas a su cargo realizan ciberpatrullaje en redes sociales para “detectar el humor social”

Lo explicó en una teleconferencia con diputados. La oposición repudió la medida y advirtió sobre la invasión a la privacidad y sobre cómo podría afectar a la libertad de expresión

“Nos ha permitido trabajar sobre alertas tempranas para prevenir diversas situaciones. No es ciberespionaje, es ciberpatrullaje. Se hace un rastreo por lo que es público en las redes. Twitter, Facebook e Instagram tienen muchas cuentas que tienen faceta pública y otra privada. Las fuerzas federales solo acceden a lo que es público y eso permite anticiparse a una dimensión del humor social, no a todo”, detalló Sabina Frederic.

Justificó que se hace para prevenir saqueos o combatir delitos cibernéticos como el grooming: “Es estar atentos a las tensiones sociales y a la incitación a cometer delitos como la convocatoria a saqueos. Incluso, es necesario prevenir el grooming. Si observamos que en el mundo se registran cada vez más delitos mediante estos dispositivos, es necesario que el Ministerio analice cómo se alientan o producen”.

Inmediatamente, tras sus dichos la oposición salió al cruce:

Álvaro De Lamadrid (Unión Cívica Radical): “es grave estar haciendo ciberpatrullaje para mediar y auscultar el humor social” y aclaró que

Gustavo Menna, del mismo bloque: «No es ni más ni menos que control sobre la libertad de pensamiento y opinión de las personas y una actividad de inteligencia política prohibida por ley. La pandemia y su excepcionalidad no están por arriba de la Constitución Nacional”

Mariana Zuvic, de la Coalición Cívica, sostuvo que lo dicho por Frederic “es un nuevo causal más para agregar al pedido de juicio político” que presentaron en su contra.

Patricia Bullrich, es ministra de Seguridad, también salió al cruce de Frederic: “¿Qué código establece que el humor social es delito? Eso se llama espionaje y es un gravísimo delito. El cyberpatrullaje se utiliza contra el terrorismo, narcotráfico, grooming, violencia de género, amenazas, etc. Si quiere medir el humor social haga una encuesta, ministra”.

Juntos por el Cambio emitió un comunicado alertando sobre la situación: “Constituye una invasión al ámbito privado afectando la libertad de expresión. El humor social no constituye delito alguno, sino que se corresponde con el despliegue del derecho a expresarse libremente”. Y agregaron: “Instamos al Ministerio de Seguridad a evitar los excesos en el uso de esta herramienta y limitarla estrictamente para detectar delitos en temas que afectan a las libertades establecidas en nuestra Constitución y en todos los tratados de Derechos Humanos”.

Silvana Giudici, ex presidenta del Enacom y experta en comunicaciones, también alertó sobre los riesgos que esta medida conlleva: “Que las fuerzas tengan divisiones de ciberseguridad está muy bien porque a través de las redes se cometen delitos. Entonces, si alguna fuerza interviene por un delito de pedofilia o amenazas o incitación a la violencia siempre amerita una intervención judicial y luego se trata como delito. Lo que está mal es perseguir opinión, es delito. Está protegida por la Constitución Nacional y es libertad de opinión”.

Asociaciones de Prensa tambien se manifestaron:

Desde Fopea también mostraron su preocupación y adelantaron que presentará al Ministerio de Seguridad un pedido de aclaración sobre el alcance y el objetivo de este ciberpatrullaje: “Estamos preocupados por el avance policial en provincias y proyectos legislativos que con la excusa de combatir las fake news pueden ser utilizadas contra periodistas críticos de distintos gobiernos”, afirmó su presidente, Fernando Ruiz.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) sumó su repudio. “La defensa de la salud pública o el combate a la desinformación nunca deben traducirse en la persecución a la disidencia, y cualquier acción estatal que pretenda cuestionar una publicación que debe estar reservada al Poder Judicial”, planteó.

 

Fuente: Telam