Los ejemplares han sido recuperados en diferentes operativos entre enero y agosto del 2020.

Según datos aportados por Policía Rural, desde el 1 de enero de 2020 hasta la actualidad se logró rescatar 981 aves silvestres, las cuales fueron puestas a disposición de la Dirección provincial de Recursos Naturales Renovables para su rehabilitación y su reinserción al medio ambiente.

También, las tareas realizadas diariamente arrojaron que se recuperaron 240 animales de la fauna silvestre y, en lo que respecta a ganado, se secuestraron en este período 4.087 ejemplares entre equinos y vacunos y 415 animales de ganado menor, como caprinos, ovinos y porcinos.

Todos estos resultados fueron posibles luego de un trabajo mancomunado de Policía Rural y las diferentes jefaturas de policías distritales y departamentales como el resto de las unidades. Se destacan los cuerpos especiales, la UAP, la Policía Vial, Bomberos, el Cuerpo de Aviación Policial, la Dirección de Investigaciones e Inteligencia Criminal, entre otros.

Policía Rural: su creación y trabajo diario

La Policía de Seguridad Rural fue creada en 2005 en respuesta a las necesidades de algunas zonas alejadas de los centros urbanos, como el abigeato (robo de ganado), infracciones a la ley ganadera, control y fiscalización de transporte de materias primas y sustancias alimenticias, preservación de la flora y la fauna

El equipo de policías que integra la dependencia trabaja no solo en las zonas rurales sino también en el ámbito urbano de los cuatro oasis de la provincia, a través de sus delegaciones situadas en el Gran Mendoza, Este, Valle de Uco y Sur mendocino.

En el ámbito urbano controlan las carretelas y sus animales, a fin de evitar el maltrato. Tienen intervención en el marco de las leyes que protegen la fauna silvestre (Ley 4602), la flora (Ley 4609), como así en controles correspondientes al cumplimiento de la ley federal de carne (22375) y el Código Alimentario Argentino (18284), además de la Ley de Pesca (4428), la apícola (6817) y la Ley de Ganadería (6773), entre otras.

Por último, el personal posee  una colaboración especial con la Dirección de Recursos Naturales Renovables y organizaciones no gubernamentales en el control de la caza furtiva en reservas naturales, campos y el mismo espacio público. Así, se han secuestrado en numerosos operativos animales de la fauna autóctona como liebres, choiques, piche, guanacos y pumas.

En su gran mayoría, estos animales ya se encuentran faenados. Además, se secuestran armas de fuego sin documentación, se detiene a los infractores y se incautan vehículos y demás elementos utilizados para cometer los delitos.