Un cadáver fue hallado la tarde de este jueves en la zona donde era buscada la adolescente Florencia Romano, en la zona de Luzuriaga, Maipú.

Fuentes policiales confirman que se trata de la adolescente. El cuerpo fue hallado en Alsina y Mallea, Luzuriaga, Maipu

Alrededor de las 19, personal de Investigaciones y el equipo de la Escuela Canina de Adiestramiento Mendoza (Escam) se desplazaron hasta la zona de calle Monteagudo, en las cercanías del barrio San Eduardo.

En medio de un árido descampado, los pesquisas individualizaron los restos humanos envuelto en una sábana, y dentro de una bolsa, siguiendo lasindicaciones de una persona que los encontró en primer lugar. Todo indica que la menor habría sido descuartizada.

Es que alrededor de las 19.30, el cuidador de una cancha de fútbol, ubicada en calle Alsina al 2.300 de Luzuriaga, encontró un cadáver envuelto en una sábana y con nylon.

El hallazgo se produjo en cercanías del Frigorífico San Javier. En la acequia estaba el cadáver. El canchero vio una mano y creen que sería de una mujer joven. Como sabía que buscaban a la adolescente, de inmediato llamó al 911 para informar sobre el cadáver.

Hasta el lugar también llegó la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien lidera la instrucción.

Ríos imputó la tarde de este jueves a Pablo Ramón Arancibia y Micaela Estefanía Méndez como coautores del femicidio de Florencia Romano.

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/160824276257817951547_1005431972925046_8624714653770453627_n%20(1).jpg

A minutos de que se vencieran los plazos de aprehensión, la representante del Ministerio Público acusó a la pareja por el delito de homicidio agravado por ser cometido en contexto de violencia de género, que prevé como única pena la perpetua. 

Las pruebas que la fiscal tuvo en cuenta para imputarlos, fueron con las que se logró demostrar que la adolescente llegó hasta el domicilio de los sospechosos: imágenes de cámara de seguridad, intercambio de mensajes de Instagram y el recorrido para el que utilizó la tarjeta SUBE.

Ahora se suma el hallazgo de un cadáver, que según fuentes policiales, corresponde a la adolescente que estaba desaparecida.

Además, el propio Arancibia reconoció frente a los detectives, por fuera del expediente, que la chica estuvo en su casa el sábado, último día en que fue vista. Más allá de que agregó que se retiró a las 19, no se han encontrado pruebas que acrediten esa situación.

En tanto, entre el miércoles y este jueves se realizaron rastrillajes con una perra de la Escuela Canina de Adiestramiento Mendoza (Escam), entrenada para la localización de restos humanos. El can marcó dentro de la vivienda de la pareja un delantal de carnicero y el pozo séptico, aunque aún no hay rastros firmes de Florencia.

En la tarde de este jueves sorpresivamente una vecina de la zona en la que vive la pareja detenida por el caso de la desaparición de Florencia Romano (14) halló una bolsa con un corpiño deportivo. También halló un cuchillo sobre la ventana de un terreno que ocupaba una clínica y está abandonado.

Esto ocurrió en calle Pedro Vázquez, en Gutiérrez, Maipú, a escasos 70 metros de la casa de los aprehendidos. El hallazgo lo hicieron vecinos que estaban en el lugar autoconvocados para reclamar por la aparición de la chica.

«Me llamó la atención el olor. Me fijé y había una bolsa tirada con ropa interior. La levanté con un palo. Empezamos a mirar para todos lados y vimos que había un cuchillo en una ventana. Parece un cuchillo de cocina. Era una clínica que la han estado cerrando porque la ocupaban. No sabemos si en la bolsa solamente es un corpiño o hay algo más», dijo la vecina que halló la bolsa.
La investigación hasta ahora, reconstruyó que Florencia Agustína Romano desapareció el día sábado 12 de diciembre. La adolescente salió de su casa en Rodeo de La Cruz y avisó a su familia que iba a estudiar a la casa de una amiga.Ella tomó un colectivo y se dirigió a la zona de Luzuriaga, más precisamente a una vivienda ubicada en calle Berra y Padre Vázquez. Allí había quedado en visitar a Arancibia y Méndez a quienes había conocido a través de las redes sociales. Ellos habían invitado a Florencia a su hogar.

Según la actividad que mantenía Arancibia en las redes, se presume que el hombre acostumbraba a acosar a chicas menores de edad, invitándolas a salir y en algunos casos, ofreciéndoles regalos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí