Por el asesinato de Raúl Oscar Plaza (55), ocurrido la noche de este domingo en Guaymallén, un funcionario penitenciario que admitió haber matado al hombre durante una pelea ha sido procesado y si no hay un cambio de última hora, recuperará la libertad en la cárcel.

Es que el sospechoso, el Sub Oficial Subayudante Roberto Cantos Ojeda (38), fue imputado como autor de un “homicidio preterintencional”, que es cuando el agresor no tenía la intención de matar, sino de dañar a su víctima.

La calificación elegida por la justicia se basa en el relato de testigos, quienes aseguraron que Cantos y Plaza discutieron para luego golpearse mutuamente.

En esa riña, el penitenciario le aplicó un golpe a Plaza que provocó que este cayera a una acequia, donde sufrió otras lesiones que le generaron la muerte.

Cantos Ojeda, con prestación de servicios en la Alcaidía Nº5, se presentó a la 1 de la madrugada de este lunes en la Comisaría 25 de San José, Guaymallén. Allí dio detalles del hecho y se identificó como el agresor de Plaza.

Desde ese momento está detenido, aunque por la calificación le correspondería la libertad. Esto porque este tipo de homicidio prevé penas excarcelables, de 3 a 6 años de cárcel.

En ese sentido, de no surgir alguna medida pendiente con la justicia, Cantos será liberado en breve. No obstante, deberá afrontar también una investigación sumarial que le puede generar fuertes sanciones y hasta la expulsión del Servicio Penitenciario.

Según la reconstrucción de los hechos, el homicidio de Plaza ocurrió a las 20 del domingo en Allayme y Doctor Moreno de Guaymallén.

En ese lugar había una reunión entre varios sujetos, quienes compartían bebidas alcohólicas. Entre estos estaba Plaza y Cantos.

Lo cierto es que por causas que se investigan se originó una riña en la que participaron varios sujetos y que fue en la vía pública.

En esa pelea, Cantos le provocó lesiones a Plaza en nariz, ojo y frente. Sin embargo, uno de esos golpes provocó la caída de Plaza en una acequia y posterior fallecimiento.

La víctima fue asistida por vecinos, pero en cuestión de minutos falleció. Casi al mismo tiempo que los testigos identificaban al agresor, este se presentó en la comisaría 25 de Guaymallén para ponerse a disposición de la justicia.

Ahora la fiscal de homicidios, Andrea Lazo, realiza las pericias de rigor para confirmar dicha hipótesis y por ende, cerrar la investigación del caso lo antes posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí