En el Día del Trabajador, se concentraron detrás de las vallas para pedir una nueva negociación. «El salario debe ser ajustado por inflación», reclamó Claudia Iturbe, titular del gremio de salud.

Los sindicatos de empleados estatales se concentraron sobre la Plaza Independencia este domingo 1° de mayo. Mientras el gobernador Rodolfo Suarez daba el discurso de apertura de sesiones ordinarias, distintos gremios hicieron su propio acto paralelo, en el que se propusieron seguir pidiendo una apertura de paritarias, con la base de que en 2022 la inflación subió mucho más de lo esperado.

Las organizaciones gremiales que llegaron a la Plaza fueron el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (AMProS), Judiciales, el Sindicato de Trabajadores Viales (Sitravi), la Unión Personal de Juego Casino de Mendoza (UPJCM), la CTA de los Trabajadores de Mendoza y Seosep. La manifestación no tuvo mucha convocatoria.

«Teníamos un acuerdo salarial en el cual decíamos en todo momento que el aumento era insuficiente. Y debido a la proyección de inflación, ya los índices que estamos teniendo en el mes de abril marcan que los aumentos han sido insuficientes, como habíamos dicho -señaló Carina Sedano, secretaria General del SUTE-. Así que hoy, 1 de mayo, estamos acá para pedir mesa paritaria salarial. Necesitamos un aumento salarial, urge un aumento salarial».

En cuanto a qué aumento van a pedir, Sedano remarcó que todavía no se definió: «Todavía no tenemos el importe porque no ha sido debatido en las escuelas». Una vez que se haya dado ese proceso de discusión en mesas salariales, recién ahí se definirá el monto que pedirán al Gobierno provincial, en un año en el que acordaron un aumento de 40%, pero que solo hasta marzo ya acumuló una inflación de 14%.

Por su parte, la titular de AMProS, Claudia Iturbe, apuntó contra el gobernador Rodolfo Suarez: «Hemos venido porque el Gobernador teóricamente tiene que escuchar al pueblo y nos pone distancia (en referencia a las vallas), cuando en realidad los que están poniéndole el pecho a las balas y los que están atendiendo a la población son los funcionarios de la salud».

La referente del gremio de salud apuntó a que de nuevo en el mismo año se vieron obligados a salir a la calle por el tema salarial. Para que eso no suceda, señaló Iturbe, «el salario debe ser ajustado por inflación, porque pasa esto: se deteriora y volvemos a empezar».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí