El último se realizó el 27 de octubre de 2010 y este año debía realizarse, como se hace cada 10 años.

Este año la población argentina debía ser censada pero la pandemia de coronavirus obligó a reprogramar el cronograma debido al despliegue de personal que implica su realización en todo el país. Además de permitir saber cuántos habitantes hay, dónde viven y en qué circunstancias, el Censo es clave para la planificación de políticas públicas y para determinar la representación de la Cámara de Diputados de la Nación.

Estaba previsto que para este año el Censo se realizara el miércoles 28 de octubre, y como novedad, por primera vez se iba a incluir entre las preguntas la identidad de género de la persona. Días atrás, el titular del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), Marco Lavagna, había adelantado que se estaba evaluando una nueva fecha dependiendo de la evolución de la situación epidemiológica. Incluso barajó la posibilidad de postergarlo para el año próximo. No obstante, dado que en el 2021 hay elecciones legislativas, Lavagna manifestó que “vamos a tener que tener mucho cuidado que el Censo no se superponga con el proceso electoral”.

Este lunes, a través del Boletín Oficial, el Gobierno Nacional comenzó a aclarar el panorama. Mediante el Decreto presidencial 726/2020 se anunció que “el INDEC contará con hasta 60 días posteriores a la finalización de la emergencia pública en materia sanitaria, para determinar, con la conformidad expresa de la Jefatura de Gabinete de Ministros, la fecha del operativo censal correspondiente al CENSO NACIONAL DE POBLACIÓN, HOGARES Y VIVIENDAS RONDA 2020, día que revestirá la calidad de feriado nacional”.

De esta forma, el Censo será postergado al menos hasta el año próximo ya que la Ley 27.541 que fue ampliada por Decreto debido a la pandemia de COVID-19, establece la emergencia sanitaria por el plazo de un año hasta el 12 de marzo de 2021. Incluso la actividad podría postergarse hasta el 2022.

“Debe tenerse en cuenta que la declaración de la pandemia de COVID-19 ha afectado el normal desarrollo de las actividades que componen el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas durante el año 2020, y que la consecuente demora en la que se incurra podría modificar el cronograma de actividades llevándolo al año 2021 o al subsiguiente, teniendo en cuenta el calendario electoral previsto para la segunda mitad del año 2021, con el fin de no superponer o entorpecer la planificación y desarrollo del sufragio en el territorio nacional con las actividades censales”, se explicó en los considerando del decreto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here