La decisión se conoció esta mañana tras la llegada del primer vuelo, luego de 7 meses.

Por el momento, para hacer uso de los vuelos de cabotaje solo están autorizados a viajar personal médico que debe abocarse a tratamientos específicos y urgentes, personas a cargo del cuidado de familiares y trabajadores esenciales; y todos ellos deben contar con el certificado nacional de circulación.

En una mañana de reencuentros, además desde el Gobierno de Mendoza confirmaron que no se exigirá a quienes lleguen que cuenten con una prueba de PCR negativa (para certificar que no tuvieron Covid-19), ni tampoco se exigirá a quienes lleguen que cumplan con las dos semanas de aislamiento en hoteles.

Mariana Juri, ministra de Turismo y Cultura expresó, “quienes regresen en esta primera etapa, no van a tener que cumplir con el aislamiento en los hoteles. Eso se dispuso en otro momento, con disponibilidad de hoteles para que quienes llegaran a Mendoza pudieran cumplirla; y tenía una logística compleja. Pero en esta etapa, vamos a destinar los recursos a otras estrategias; como son por ejemplo los centros de testeos o la suma de camas”. (Como ya se había adelantado, VER NOTA).

Así, las autoridades han decidido no exigir los resultados del testeo PCR, como una medida más que nada operativa y logística. Otro de los motivos, está relacionado con el tiempo de demora de los testeos, se trata de 72 horas hasta que se tienen los resultados; y muchos pasajeros adquirirán el pasaje luego de someterse a la prueba y el vuelo saldrá antes de que se tengan los resultados.