La llegada de los fondos genera expectativas en el gobierno mendocino que permanece a la espera de la resolución presidencial después que Rodolfo Suárez pidió el arbitraje de Alberto Fernández ante cuestionamientos de La Pampa.

Hasta aquí las señales no han sido buenas, confían desde el gobierno mendocino, desde que Fernández pusiera en duda la continuidad de la obra, el pasado 5 de junio.

El último pago por 16,3 millones de dólares llegó el pasado 28 de abril.

Los pampeanos solicitaron un nuevo estudio de impacto ambiental en la reunión del 26 de junio, sin embargo, el gobierno local decidió seguir adelante y avanzó con la licitación y el 3 del mes en curso se presentó un solo oferente, la UTE Malal Hue, consorcio integrado por la empresa china Sinohydro, que se asoció con las mendocinas CEOSA, IMPSA y Obras Andinas.

Aún existe, sin embargo, la esperanza de que la Nación haga el depósito que corresponde, ya que la provincia firmó un acuerdo donde el Gobierno nacional se comprometió a efectuar 21 pagos por un total de 1.023 millones de dólares.

De modo que, de producirse el desembolso, parecería que los vientos comienzan a cambiar para Mendoza.