Así lo confirmó el Banco Central.

Desde el Directorio del Banco Central se decidió este jueves establecer una transición gradual en la definición de deudores para los clientes que optaron por postergar el pago de las cuotas, beneficio que no se renovará a partir del vencimiento a fin de mes.

De esta manera, según dispuso la entidad, los clientes que no puedan afrontar a partir de abril el pago de las cuotas podrán a lo largo de dos meses buscar un acuerdo con la entidad financiera para una reprogramación del crédito, antes de que se considere que ingresó en estado de mora.

Tal es así que no se considerarán para la Central de Deudores las cuotas impagas durante los meses de abril y mayo, y recién a partir de junio las entidades financieras clasificarán a sus deudores conforme a los criterios de mora preexistentes en marzo de 2020, antes de las medidas de emergencia dictadas en el marco de las políticas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio y de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuestas por el Gobierno nacional, dijo el BCRA.

“La medida no tendrá impacto sobre la posición de liquidez y solvencia de las entidades financieras ya que el nivel de previsionamiento del sistema financiero es alto”, indicaron desde la entidad monetaria.