Lo hicieron con un corte parcial de ruta, a la altura del paraje Puente del Río, Tunuyán. Luego de 7 meses sin trabajar, aseguran que ya no tienen recursos para sustentarse y piden respuestas. Aquí, algunos testimonios.

«Estamos reclamando poder trabajar. Hace 7 meses que no trabajamos. No estamos pidiendo una ayuda social ni un plan. Estamos pidiendo nada más y nada menos que poder trabajar», fueron las primeras palabras de uno de los prestadores turísticos del paraje turístico tunuyanino frente a las cámaras de Canal 8, en pleno corte de ruta.

«Todos estos meses nos hemos sustentado con lo que hemos podido. En nuestro caso, nosotros nos dedicamos a hacer el cruce de Los Andes, excursiones por día en el Manzano y, en pocas palabras, nos hemos tenido que comer todo lo que hemos hecho la temporada pasada», expresó otro de los prestadores.

La medida del corte de Ruta 40 en Puente del Río, en la salida Sur de Tunuyán, ya venía gestándose desde hace unas semanas, cuando los prestadores del emblemático lugar turístico ubicado en la zona Oeste del departamento lo venían anunciando en redes sociales. Finalmente, la medida  se concretó en la mañana de este miércoles y el objetivo central es «que se abra nuevamente la reserva para poder trabajar», como lo indicaba el anuncio previo.

«Llevamos 7 meses respetando las condiciones que se habían impuesto por la pandemia. Está perfecto, pero ya llegó el momento en que no podemos aguantar más. Incluso, se han habilitado restaurantes y cabañas y nosotros seguimos totalmente aislados de todo», añadió el hombre que se dedica realizar el mítico cruce de Los Andes por Portillo Piuquenes.

«Hay que darle prioridad  a las cosas más necesarias, en un país del tercer mundo y con una economía verdaderamente devastada, no dejar trabajar, con todos los protocolos no tiene mucha explicación. Con esta medida, estamos tratando de que nos dejen trabajar. Sé que hay gobernantes que sí están haciendo fuerzas para que se abra la reserva Manzano-Piuquenes, pero parece que falta fuerza para que esto suceda. Tenemos restaurantes abiertos y 25 mil hectáreas para no poder trabajar. Algo que no tiene sentido ni explicación. Nadie nos dice qué pasa que no se abre. ¿Es por seguridad?, sabemos que el contagio se da donde hay mucha gente y no en lugares abiertos y con todo el protocolo», sentenció otro de los prestadores que participo esta mañana de la movilización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here