El barrio de Procrear al que alude el intendente se construyó hace 6 años sobre un terreno que donó la comuna y consta de unas 400 casas, de las cuales sólo se han entregado poco más de 160. Ese retraso se vuelve ilógico no sólo por la “apremiante situación habitacional de la comuna”, según marcó el jefe comunal, sino también por el perjuicio que le genera a quienes viven en el lugar.

“Se terminaron hace 6 años y aún no tienen dueño. Además como no se entregan esas viviendas no se puede hacer la red de gas para ese barrio y los vecinos que viven allí tiene que calefaccionarse con garrafas y electricidad y pagan más de $20.000 sólo en eso. Es lo de siempre hacen grandes anuncios y no cumplen con lo que adeudan”, criticó Ojeda.

La gente que vive allí se calefacciona con garrafas de gas que no están subsididadas, con leña y con electricidad, porque son dúplex, y por tanto están gastando casi lo mismo en calefaccionarse que lo que pagan de cuota de la casa, que este mes subió un 50% en pleno invierno y llegó a unos $20.000. El costo para ellos es altísimo, si se tiene en cuenta que un empleado municipal tiene un sueldo de unos $22.000”, contó Ojeda.

El padecer de esos vecinos parece no tener una pronta solución. Es que para dotarles de la red de gas natural, se necesita que estén todos los frentistas de acuerdo a la hora de iniciar la obra, porque a ellos se les cobrará luego lo que les corresponde del costo de instalar la red.

Además, desde que se entregó la primer parte del barrio el municipio presta todos los servicios, aún cuando no puede cobrarle a nadie el servicio de alumbrado público que se da en las casas que no tienen dueño. “La comuna donó el terreno y encima no recibe ni el pago de los servicios”, se quejó Ojeda.

Según publicó Diario Uno, eso motivó que la semana pasada el intendente radical enviara una nota con el reclamo al ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, a las autoridades de Desarrollo Urbanístico de PROCREAR y al Banco Hipotecario que es el ente financiero. Sin embargo, hasta ahora no ha tenido respuesta alguna.

Por si el atraso en la entrega de viviendas no fuese un problema en sí, al barrio de PROCREAR de Malargüe no se le hizo nunca un sistema de desagüe: “la obra no está terminada, se les hizo un sistema de cuneta en seco, pero no tiene sistema de desagüe y por la inclinación del terreno en nuestro departamento, si la comuna no hace esa obra, corre riesgo de inundación no sólo ese barrio, sino también el que está aguas abajo”, sumó el intendente sureño.