Se desarrollaba en el nivel terciario.

Desde la Dirección General de Escuelas (DGE) tomó una inédita decisión al darle de baja a un profesor que cumplía horas como suplente en un terciario del Gran Mendoza y que había sido denunciado por una alumna por violencia de género.

Por el caso, la medida fue sugerida por la Consejería de Género, organismo que comenzó a funcionar en 2020 en la esfera del gobierno escolar.

Fue en 2018 cuando una estudiante de un instituto de educación superior de la provincia señaló a los directivos que había vivido un episodio de violencia por parte de un profesor. El hombre se desempeñaba como suplente de un cargo vacante y tenía una importante carga horaria en ese terciario. Al tomar intervención las autoridades se encontraron con que otras alumnas respaldaron la denuncia y compartían vivencias con la víctima.

Por esta accionar, Mendoza se convierte en la primera provincia del país que adopta este tipo de protocolos para abordar temas de violencia contra las mujeres. La educación superior de gestión estatal tiene 29 mil alumnos, de ese total el 80% son mujeres.