Ya se realizaron las reuniones técnicas y se trabaja en conjunto con los municipios.

Los proyectos se pondrán en marcha a través de un subsidio para el Ordenamiento Ambiental del Territorio (OAT) en sitios pilotos de la provincia en los que se implementará un proyecto nacional que busca aplicar criterios de conservación de la biodiversidad y manejo sostenible de tierras en la planificación del desarrollo. Se efectuarán en el piedemonte del Área Metropolitana de Mendoza (AMM), en el piedemonte del Valle de Uco, Cuenca de Llancanelo-Malargüe y el Cinturón Verde-Oasis Norte.

Previamente a la implementación, en las últimas semanas, representantes de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, dependiente de la Secretaría de Ambiente de la provincia, se reunieron con los socios estratégicos del Proyecto, el INTA y el Conicet, en el Valle de Uco.

Según se detalla, en un plazo de 72 meses (6 años), la Provincia -como contraparte del proyecto- proveerá todos los recursos humanos y de logística existentes para garantizar los resultados previstos. El objetivo es asegurar la conservación de la diversidad biológica y el manejo sostenible de tierras y generar instrumentos de gestión normativos, económicos-financieros, técnicos y de gobernanza para la planificación del uso de la tierra. Se busca que todas las actividades desarrolladas a futuro en los ambientes mencionados sean más sostenibles y armónicas con el ambiente.

En detalle de la prueba piloto en el territorio, en Piedemonte del Valle de Uco, será un área de 28.525 hectáreas. En los departamentos de Tunuyán, San Carlos y Tupungato.