Los dueños de boliches y salones que, reiteradamente, reclamaron al gobierno la apertura de sus actividades, esperan conocer la letra chica del decreto del gobernador Rodolfo Suarez, para saber si se podrá bailar en las fiestas de fin de año.

El gobierno analiza la decisión, según informó El Sol.

El martes, el gobierno habilitó los eventos al aire libre con un límite de 250 personas y ahora se aguarda la reglamentación de la norma que será publicada en las próximas horas.

El subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad, Nestor Majul indicó que la decisión dependerá del comité de expertos del Ministerio de Salud de la provincia.

Hasta el momento no se puede bailar, pero es algo que se está evaluando”, consideró y aclaró sin embargo, que no habrá barras de tragos para evitar las aglomeraciones.

El punto clave es si se autoriza el baile, y de ser asi, bajo qué delimitaciones se hará. A su vez, si el local está autorizado como restaurante, no podrá abrir pista.

Hay locales que hoy están habilitados para recibir a 400 personas como restaurantes y si quieren hacer un evento tendrán que reducir su capacidad a un máximo de 250”, explicó el funcionario del Ministerio de Seguridad sobre la disyuntiva que tendrán los empresarios.

Desde la Cámara de Industria del Entretenimiento Argentino de Cuyo, (Idear), Rodolfo Martínez consideró que «las nuevas medidas son un aliciente para el sector y espera que se permitan las “burbujas” para poder danzar con un sistema de “corralito”.

En este sentido explicó que los empresarios esperan que la reglamentación del decreto vaya en línea con el protocolo que presentó la Cámara que establece además del uso de tapabocas, el control de temperatura al ingreso al local y la señalización de los espacios de divertimento de los grupos.

En el mismo se contempla cómo deberán ser los espectáculos en vivo y en qué zona cada grupo podrá bailar, tomar tragos y comer.

“Creemos que la apertura contribuye a frenar las fiestas clandestinas. El hecho de que no haya control hace que haya una gran cantidad de contagios que no se han tenido en cuenta”, dijo a Radio Nihuil.

Y agregó: “Queremos hacer las cosas bien, por eso vamos a esperar la letra chica. La idea nuestra era abrir el fin de semana. Hay algunos que están trabajando como restobar y les será más fácil”.

Martinez sostuvo que todos los asociados comenzaron a hacer fila en Edemsa para que les conecten la luz. “De diez locales, siete tenemos el servicio cortado. No hay manera de sostenerlo”, contó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Propietarios de Salones de Fiestas, Fabián Manzur, se mostró esperanzado tras una reunión que mantuvo el martes con Mariana Juri y explicó que el sector se ha comprometido a respetar todos los protocolos. Además, dijo que la multa contemplada por violación a la norma tendrá un mínimo de $50 mil.

Había más puntos en común que diferencias, un punto en común era que sabíamos que las fiestas clandestinas estaban creciendo en forma abismal”, dijo en declaraciones radiales.

Manzur destacó que “hay salones que no cuentan con mucho jardín, porque se han habilitado fiestas de 250 personas al aire libre para que puedan hacer el baile. En caso de salones que no tengan esa cantidad para hacer cena y baile, van a poder hacer la cena en el salón con las mesas siempre ocupadas para 6 personas, por más de que las mesas sean de 12. Respetar la distancia entre mesa y mesa y ver videos y demás, pero no bailar dentro del salón”.

De acuerdo con las nuevas disposiciones, en el ámbito provincial quedan permitidas la realización de reuniones sociales y eventos en espacios al aire libre con un máximo de 250 asistentes, a razón de una persona por cada metro cuadrado, y con no más de seis comensales por mesa.

Además, desde este miércoles ya no rige la restricción a la circulación de personas entre la 1 y las 5 de la mañana.

La ministra de Turismo y Cultura Mariana Juri aseguró que las nuevas flexibilizaciones fueron analizadas en base a un equilibrio desde lo sanitario.

Estos encuentros, según detalló la funcionaria, podrán concretarse en aquellos locales que estaban habilitados con anterioridad, como “salones de fiesta, boliches que lo puedan hacer al aire libre o en algunas condiciones especiales que vamos evaluando caso por caso”.

Aquellos lugares habilitados a la fecha que no cuenten con espacio al aire libre, podrán funcionar bajo la modalidad de restaurante, en las condiciones establecidas para tal rubro”, señala el decreto.

En tanto, para la organización de cualquier tipo de evento no contemplado en la norma, deberá obtenerse la previa aprobación de la Subdirección de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento, dependiente del Ministerio de Seguridad.

En este sentido, Majul señaló que en todos los casos se deberán mantener las medidas de bioseguridad para evitar los contagios de coronavirus.

Desde los municipios adelantaron que su tarea es complementaria y que, básicamente, tendrían que fiscalizar como se venía haciendo y con más intensidad en los últimos días de diciembre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí