Sin la harina subsidiada, panaderos debieron modificar los precios.

Durante las últimas semanas, la Cámara de Empresarios Mendocinos de Panadería (CEPA) habían anunciado que no habían recibido, tal como se les había prometido desde el Gobierno nacional, la harina subsidiada.

Sin este beneficio, los trabajadores siguen afectados por la inflación y el aumento impacta en los insumos para elaborar el pan y sus derivados. Por este motivo, deben trasladar las suban al consumidor final.

Desde hoy, se notará una nueva suba en los precios. Con un incremento entre el 8% y 12%,  el kilo de pan costará $290, las tortitas alcanzarán los $470 por docena y las facturas $690.

Así se verá en las panaderías mendocinas, aunque puede notarse alguna diferenciación en el Valle de Uco, esto se debe a que muchos locales no se encuentran habilitados como tal, para ejercer la actividad y eso reduce notablemente los gastos. En oportunidades, la elaboración se lleva delante en domicilios particulares, por ejemplo. «Tenemos mucho control, inspecciones de higiene y seguridad, hay muchos costos aparte de los insumo», habían manifestado a Radio Dos 101.9, desde la asociación de panaderos sobre aquellas panaderías que cumplen con todos los requisitos para trabajar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí