Luego de las elecciones realizadas el pasado jueves en la UNCuyo, se inició la ida y vuelta entre el oficialismo y la oposición que continúa hasta día de hoy.

 Por un lado, los que se proclamaron vencedores y por otro, consideran que se tomaron medidas incorrectas. Con el paso de las horas, la discusión sumó una encrucijada de acusaciones que no hizo más que aumentar la incertidumbre y la confusión.

Finalmente, este domingo, en la fórmula Interclaustro (Esther SánchezGabriel Fidel), emitieron un severo comunicado dirigido al binomio opositor Compromiso Universitaro (Adriana GarcíaArturo Tascheret) en el que afirman que «ignorar los resultados es una práctica anti -actitud democrática».

Es importante recordar, que la solicitud presentada, a último momento, de no contabilizar los votos en blanco es algo que no se había hecho hasta estas elecciones y no en elecciones anteriores.

El comunicado es el siguiente:

La Universidad Nacional de Cuyo tuvo su elección de autoridades al Rectorado el pasado 9 de junio, con un resultado claro. La fórmula de Interclaustro, con Esther Sánchez y Gabriel Fidel como candidatos a rectora y vicerrector, se impuso en la contienda al obtener 51,53% de los votos, según los datos oficiales de la Junta Electoral General de la UNCUYO. Mientras, la de Compromiso Universitario, única fórmula contrincante, logró el 48,47%, y perdió la elección.

Antes de que esa votación sucediera, la Junta Electoral General de la Universidad (organismo representativo y autónomo), y ante la consulta expresa de ambas agrupaciones (las dos únicas que participaban en esa elección) dejó bien en claro, a través de la Resolución 21/22, que los votos en blanco no se iban a contabilizar como válidos. Y por lo tanto, quedaba descartada la segunda vuelta electoral.

Caprichosamente, Compromiso Universitario, conociendo las reglas del juego, igual pretende que no se tenga en cuenta ese resultado oficial, que se ignore la normativa oficial, y en una total falta de respeto a la institucionalidad, busca que exista una nueva elección.

Cabe aclarar que si bien el voto en blanco tiene intención de parte de quien lo utiliza (está claro que no quiere votar a ninguna propuesta), no es válido a los efectos de computar las mayorías para compartir cargos.

Y mucho menos lo es, si la Junta Electoral, donde ambas fuerzas (y todas las fuerzas de la UNCUYO) están representadas, lo ha dejado expresamente y legalmente especificado.

¿Por qué entonces Compromiso Universitario plantea la necesidad de votar otra vez lo que ya se votó?

¿Por qué busca aumentar el gasto que superará los 15 millones de pesos presupuestados por la UNCUYO?

¿Por qué desmerecer el esfuerzo de todas y cada una de las personas de la comunidad universitaria que dedicaron tiempo para que este proceso eleccionario ocurriera como debía ocurrir?

¿Por qué impulsa un conflicto institucional que puede perjudicar ampliamente a nuestra querida Universidad, ante la pretensión de quien perdió con claridad en las urnas?

Forzar a la Universidad a gastar más plata, a generar conflicto en sus sólidas instituciones, a desconocer el rol de las autoridades y desconocer el resultado de la elección es una práctica antidemocrática.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí