Durante la última semana de su internación, la ex Reina de la Vendimia mostró avances sorprendentes y su familia va perdiendo el miedo. Su boda estaba planeada para ayer.

Por estas horas Giuliana Lucoski, la Reina Nacional de la Vendimia 2016 que protagonizó un estremecedor accidente vial el pasado 8 de mayo sobre el Acceso Sur, debería haber dado el sí en una emotiva ceremonia de boda, tal como la venía planeando meses antes de que la vida le pusiera una dura prueba. Pero la ex soberana demostró ser una guerrera: enfrentó el desafío y, pese a un durísimo y pesimista diagnóstico inicial, en los últimos días ha mostrado una evolución que sorprende y llena de esperanzas a su familia y a los miles de mendocinos que cada día le demuestran su cariño.

Giuliana protagonizó el siniestro vial en Luján de Cuyo cuando viajaba en moto con su pareja, Ricardo Luna. Ambos impactaron de atrás a un auto, pero la ex soberana fue quien se llevó la peor parte, quedando inducida en coma en el hospital Central, con politraumatismos, fracturas y severos golpes en la cabeza con alto riesgo de muerte.

Hoy, a más de 20 días del siniestro vial, la soberana de mandato cumplido es la protagonista de un milagro y las esperanzas de su familia de volverla a tener en su casa están cada vez más cerca a cumplirse. Aunque en la noche de este sábado habría dado el “sí” con su novio, un conocido cirujano lujanino, las ilusiones de realizar la boda no se suspenden, sino que se posponen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí