Se trata de Formosa, Jujuy, La Pampa, Chubut y Misiones que cumplieron entre 20 y 60 días sin nuevos casos de coronavirus gracias a los controles y la política sanitaria local, pero debieron volver a cero en el conteo porque aparecieron personas infectadas.

En el caso de Formosa, que durante casi tres meses se mantuvo libre de coronavirus hasta que el 9 de junio se detectó el primer caso: una médica oriunda de la localidad bonaerense de Quilmes que había sido contratada por el gobierno norteño para «reforzar» el sistema sanitario en el interior provincial.

Según fuentes oficiales, la médica fue dada de alta y según se había informado la mujer anunció que quiere quedarse en Formosa donde actualmente existen 73 casos confirmados por la provincia: «Esta paciente ha manifestado su voluntad de trabajar en la atención médica de los formoseños. Saludamos esta actitud de solidaridad y compromiso, que es un valor tan propio del pueblo formoseño», expresó el gobierno provincial.

Hasta ese 9 de junio, Formosa había sido junto a Catamarca una de las dos únicas provincias argentinas sin coronavirus, por lo que había avanzado en esa misma semana la autorización a distintas actividades comerciales.

Por su parte, a fines de mayo, Jujuy llevaba 53 días sin nuevos casos de coronavirus, pero ese mapa epidemiológico cambió casi completamente en las últimas dos semanas en la provincia que pasó de tener casos aislados de coronavirus a la dispersión de contagios y que cuenta con 99 pacientes, 12 de ellos informados ayer, además de doce localidades con infectados.

«La provincia tiene circulación comunitaria», afirmó el gobernador Gerardo Morales, que anunció que se van a fortalecer los ejes básicos de prevención, frontera sanitaria segura, plan de testeos, cuidado de adultos mayores y responsabilidad colectiva.

Las autoridades del Comité de Emergencia provincial venían pregonando que las condiciones sanitarias eran «precarias» y que mantener o perder ese estado era una responsabilidad de todos los jujeños respecto al cuidado de las normas sanitarias.

Con los casos índice se armaron «árboles de contactos estrechos» como ocurrió en Abra Pampa donde dos comisarios que habían compartido una habitación «sumaron alrededor de 200 contactos estrechos», dijeron las autoridades.

En La Pampa, por su parte, el Ministerio de Salud local informó hoy que la provincia tiene seis casos recuperados de coronavirus y uno activo que evoluciona favorablemente, mientras continúa con su estatus epidemiológico, en la cuarentena con «distanciamiento» en la Fase 5, con todas sus actividades habilitadas cada una de ellas con los protocolos correspondientes, a excepción del turismo y la hotelería.

Desde Epidemiología se informó hoy que el paciente numero 6 ya se recuperó: se trata de un camionero que en el marco de un operativo de la búsqueda activa que realiza Salud de la provincia, dio positivo y fue trasladado al hospital Lucio Molas, de Santa Rosa, donde ya se recuperó.

El séptimo caso es su esposa, que luego de unos días también dio positivo y se encontraba aislada junto a sus dos hijos, quien permanece internada y evoluciona favorablemente.

 

En los últimos días el gobernador de la Pampa, Sergio Ziliotto, dispuso el uso obligatorio del tapaboca, argumentando que observaba un «relajamiento social» en su uso, endureció los controles y multas, que van desde los 2 mil a los 5 mil pesos, para quienes no respeten las disposiciones vigentes.

También cambió el panorama en la provincia del Chubut, que a mediados de mayo llevaba más de 20 días sin contagios y ahora superó los 100 afectados por coronavirus y mantiene un crecimiento sostenido de contagios desde hace dos semanas, cuando alcanzó los 20 infectados y comenzó a crecer sin pausa, un fenómeno que el ministro de salud provincial, Fabián Puratich, adjudicó a «la vida social».

«De los 103 casos confirmados se derivan 522 contactos estrechos, lo que quiere decir que quienes eran portadores mantuvieron una vida social muy importante» analizó el ministro al intentar explicar, en diálogo con Télam, el crecimiento de la curva de contagiados.

Sin embargo, el ministro de salud indicó tras la reunión con los concejales que «por ahora no se vislumbra retroceder en el marco de la administración de la cuarentena», que volvió en cinco localidades de la costa atlántica la semana pasada a la fase 2.

Por último, Misiones lleva 5 días sin reportar nuevos casos de coronavirus y continúa con las aperturas graduales de actividades, aunque hace un mes había acumulado más de 20 días sin positivos, pero volvió a cero el 24 de junio cuando una paciente de 59 años internada en Puerto Iguazú fue diagnosticada con el virus.

Ahora, la provincia registra en total 39 casos confirmados de la enfermedad y 3 fallecidos desde que se inició la cuarentena.

Si bien otras provincias tuvieron que volver a otras fases anteriores de la cuarentena por nuevos reportes de coronavirus, en Misiones no habrá cambios en las restricciones actuales, en cambio se estudian habilitar en los próximos días algunas actividades, como las agencias de turismo y algunos servicios de estética y masajes entre otros, con protocolo biosanitario ya aprobado.