El 27 de agosto de 1920, un grupo entusiasta de inventores y curiosos puso al aire Parsifal, de Richard Wagner, desde el Teatro Coliseo de Buenos Aires. Se calcula que cerca de 50 personas escucharon aquella transmisión.

Se cumple un siglo desde que el médico entrerriano Enrique Susini, y los entonces estudiantes de medicina Luis Romero Carranza, César José Guerrico y Miguel Mujica, fueron los artífices de la primera transmisión masiva.

Ellos ni siquiera sospecharon que estaban haciendo historia

100 años de la radio en Argentina: quiénes fueron los locos de la azotea

Enrique Susini y sus estudiantes

Con un pequeño micrófono, un transmisor de escasa potencia y las antenas en los techos del teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires, estos hombres fueron bautizados como “Los locos de la azotea“.

Don Enrique Telémaco Susini es hoy uno de los más recordados por esa hazaña “travesura” que las páginas de historia se encargaron de contar con romanticismo. Médico entrerriano, hijo de un cónsul argentino en Viena, cuentan los libros que hizo peripecias para colocar aquella antena.

Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, Parsifal…”, se escucha en el audio histórico que cada 27 de agosto se viraliza.

Suele repetirse -erróneamente- que la radio “es un invento nuestro”. O que aquella fue “la primera emisión de radio de la historia” (las emisiones anteriores tenían un carácter experimental). En realidad, el estadounidense David Sarnoff y el italiano Guillermo Marconi ya habían hecho una experiencia similar.

Luego de aquella primera experiencia grupal, surgió Radio Argentina (también llamada Sociedad Argentina de Broadcasting, Broadcasting de Crítica y Radio Prieto-Argentina), la primera estación de radio de emisiones regulares en Argentina y la primera de habla hispana en el mundo.

Tiempo después llegarían Radio Sudamericana, Radio Brusa (luego Excelsior), Radio Splendid, Radio Prieto, Radio Nacional y cientos más.

Voces como las de Niní Marshall, Oscar Casco, Antonio Carrizo, Cacho Fontana, los cinco grandes del buen humor, Héctor Larrea, Juan Alberto Badía y tantísimos más construyeron una fuerte historia.

Susini pasó a la historia.

Durante las décadas de 1920 y 1930, se convirtió en un exitoso empresario de las nacientes industrias de la radio y el cine. Siguiendo su carrera en los medios, también fue fundador de los estudios de cine Lumiton, y fue el Director General de la primera transmisión de televisión en Argentina realizada por Canal 7.

El arte, la ciencia y la innovación fueron las grandes pasiones de este hombre tan singular y multifacético. Además de médico brillante fue músico y compositor, el primer cineasta argentino premiado en un festival de cine, precursor, inventor, investigador científico, empresario, réggiseur y promotor cultural.

En 1925 conoció a Albert Einstein. El padre de la Teoría de la Relatividad no dudó en calificarlo como “una de las primeras inteligencias de la Argentina”.

Sin embargo, la primera transmisión de radio es su logro más recordado a pesar de su prolífica carrera.

Hoy, aún con las sucesivas llegadas de las redes sociales y la era de lo visual, e incluso más recientemente, con el imperio de internet, la radiofonía sigue reinventándose.