La senadora nacional Anabel Fernández Sagasti opinó que la reforma es necesaria porque “ningún habitante de la Argentina puede decir que la Justicia funciona bien y no necesita cambios” y consideró que ahora se tiene “la oportunidad en el Congreso de sugerir las ideas para darle herramientas a la Justicia para que brinde un buen servicio“.

El proyecto obtuvo dictamen en el Senado esta tarde, y buscará darle media sanción la próxima semana

La senadora cuestionó a la oposición al sostener que “ha querido pararse en el negacionismo como en cada una de las cosas que propone el Ejecutivo Nacional”. Y ante las críticas y sospechas que desató la iniciativa, explicó que “cada una de las causas sobre corrupción, malversación de fondos, y lo que puedan alegar, va a seguir con su juez natural. No hay cambios en eso“.

Nosotros seguimos avanzando con la comunidad y en este caso con quienes quieran aportar a una reforma de la Justicia. Venimos escuchando a quienes tienen para aportar y hemos recibido a todos los que quisieron opinar“, subrayó la legisladora kirchnerista, quien informó que “hasta la semana que viene se recibirán sugerencias” para introducir al texto enviado por el Gobierno.

Con sus dichos, queda claro la firme decisión del kirchnerismo de avanzar con el tema.

En el Senado, con mayoría del Frente de Todos; la norma tiene salida asegurada. No ocurre lo mismo en Diputados, donde se le complica a Sergio Massa.

Más allá de las modificaciones que los senadores del Frente de Todos le incorporen al texto para concitar adhesiones, la mayoría de los bloques opositores en la Cámara baja se expresaron en contra de la iniciativa por considerarla inoportuna. El Frente de Todos, en minoría con 118 miembros, debe conseguir al menos 11 adhesiones de otras bancadas para alcanzar el mágico número de 129 legisladores y lograr el quórum: hasta ahora sólo tendría asegurados siete votos.

En la Cámara baja, el oficialismo afronta dos problemas: el primero y más importante, no tiene asegurada la mayoría para aprobar la reforma judicial. Segundo, no está habilitado el protocolo para el funcionamiento remoto del cuerpo, que venció hace dos semanas. Si no se alcanza un acuerdo entre los bloques para prorrogar ese protocolo, la cámara no podrá debatir el proyecto en las comisiones ni en el recinto.