Mañana el Senado le dará media sanción el polémico proyecto de reforma de la Justicia Federal que impulsa el Gobierno y, sobre todo, Cristina Fernández de Kirchner. Los números, aún con la votación en disidencia de la oposición, le garantizan al oficialismo la media sanción.

Ayer, la vicepresidenta salió a defender la iniciativa que es rechazada por la oposición (y hasta por parte de los tribunales en Mendoza) asegurando que no “el país se debe una verdadera reforma que no es la que vamos a debatir el jueves”.

Del debate y la votación en el Senado participará la mendocina oficialista Anabel Fernández Sagasti, una de las legisladoras más cercanas a CFK y que también defendió el proyecto.

Aseguró que el momento “siempre es oportuno porque la Justicia es uno de los servicios esenciales”, un concepto que el Gobierno acaba de utilizar para el decreto que declaró así a las telecomunicaciones.

Es una reorganización de la estructura de la Justicia que toca muchos aspectos, algo que se habló en campaña, lo habló el Presidente (Alberto Fernández) el 10 de diciembre. Es la primera ley que manda con respecto al tema, espero que sigan habiendo leyes para que la Justicia mejore”, indicó Fernández Sagasti a Los Andes sobre la iniciativa oficial que generó la masiva marcha de protesta del #17A.

Anabel Fernández Sagasti: "Estamos preparados para gobernar Mendoza" | BAE  Negocios

La senadora nacional -la única que votará a favor del proyecto, ya que los radicales Cobos y Verasay lo harán en contra- considera que “salió un muy buen proyecto” luego de las modificaciones al texto original: “Para eso está el Congreso, para debatirlo y mejorarlo”.

En tanto, la senadora Laura Rodríguez Machado sostiene que “La reforma escondía la creación de 900 cargos en la Justicia Federal”.

En diálogo con Radio Nihuil, la senadora por Córdoba, de Cambiemos y vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado; explicó que “actualmente hay cerca de 1.000 cargos, o sea que casi se está duplicando la cantidad, con un presupuesto de 6.000 millones de pesos”.

Rodríguez Machado realizó estas declaraciones en el marco de la posición que mantiene el arco opositor al oficialismo en el senado que sostiene que, entre otros aspectos, la Reforma Judicial es una herramienta del kirchnerismo para garantizarle la impunidad en las causas por corrupción a Cristina Kirchner, ya que licúa el poder del los tribunales de Comodoro Py donde esos expedientes se tramitan. Además de permitirle nombrar una larga lista de nuevos jueces afines al Gobierno.

Hay 350 cargos vacantes, por concursos en trámite, porque no se envían los pliegos, etc… El proyecto original creaba 279 cargos. Luego llegó la repartija de cargos que han dado a todos los diputados y gobernadores. O sea 600 cargos más“, dijo.