Tal como lo anunciaba el pronóstico emitido desde la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas.

La lluvia trae un respiro luego de una calurosa jornada de lunes, donde la máxima alcanzó una temperatura cercana a los 36º. El alivio, llega con la presencia de una tormenta, como ya lo había anticipado Defensa Civil emitiendo un alerta. Por el momento no se ha reportado caída de granizo.

Con un cielo cubierto, las precipitaciones alcanzan algunos puntos del Valle de Uco, marcando un leve descenso en el termómetro.

Luego de un lunes sofocante, se espera que la jornada de mañana se presente parcialmente nublado con leve descenso de la temperatura, vientos moderados del sudeste.