Tomarán nuevas medidas.

Con la mira en la segunda ola de contagios por coronavirus, gobernadores y ministros se reunieron, acordando que se  intensificarán los controles fronterizos y que las jurisdicciones se hagan cargo de las personas que reingresen al país.

Este lunes, se concretó un encuentro virtual, donde participaron los ministros Eduardo “Wado” de Pedro, Mario Meoni y Sabina Frederic, acompañados por el secretario de Interior, José Lepere; la directora Nacional de Migraciones, Florencia Carignano y la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, entre otros.

Fuentes gubernamentales, señalaron que en la reunión se hizo hincapié en diversas medidas y hubo consenso en desalentar la salida de argentinos al exterior por motivos que no sean de carácter urgente.

De ese modo, uno de los temas analizados fue garantizar un control más estricto de las fronteras para evitar el tránsito no habilitado, con un refuerzo de las dotaciones de fuerzas de seguridad y con especial atención por la situación epidemiológica en los límites con Brasil, Paraguay y Bolivia. En ese sentido, se señaló la necesidad de que las jurisdicciones controlen el cumplimiento de la cuarentena obligatoria de las personas que regresen al país.

Por otro lado, se planteó como prioridad declarar como esencial al personal de distintas aéreas que cumple funciones relacionadas con el control de fronteras para apurar su vacunación contra la Covid-19.

Asimismo, se informó que se está realizando un ordenamiento de vuelos “para garantizar la vuelta de argentinos del exterior de forma ordenada y segura” y se plantearon “algunas medidas extra” para los transportistas.

Según explicaron fuentes gubernamentales, la dinámica de la situación sanitaria hace que, “así como en el verano el tema era la nocturnidad”, hoy el foco “tenga que ser puesto sobre los argentinos que salen al exterior y vuelven”.

Tras la reunión se evalúa si estas medidas merecen o no un decreto presidencial o pueden ser concretadas con resoluciones parciales de organismos pertinentes, explicaron los funcionarios.

De este modo, las provincias son las responsables de realizar los controles de cumplimiento de cuarentena en cada jurisdicción y, debido a que el resultado negativo de los test no garantiza en un 100 por ciento que no estén cursando un contagio, sigue siendo obligatorio realizar el aislamiento de siete días cuando se regresa del exterior.