El gobernador Rodolfo Suárez está desarrollando un proyecto de agua para el Gran Mendoza. Apunta a mejorar el suministro de agua para varios usos, incluido el doméstico.

El mandatario anunció un plan de trabajo que «solucionará el tema para los próximos 40 o 50 años» y dijo que cuando regrese de Brasil invitará a los intendentes de los departamentos involucrados para actualizarlos al respecto. Por el momento, hay silencio sobre los términos y condiciones del financiamiento.

El agua es una de las más grandes preocupaciones que pesan sobre la provincia. Los últimos informes de Irrigación son de hace pocos días, y mientras esperan el pronostico de escurrimiento para 2023 (se publicará el 13 de octubre), dibujan un horizonte preocupante hacia los meses que vienen. Se habla de una «sequía grave» para algunas comunas, y en algunas zonas productivas está en peligro la capacidad de riego.

Con ese panorama en la cabeza, y con los antecedentes de escasez que distintos barrios vivieron durante el último verano, las declaraciones que hizo Suarez el pasado jueves alumbraron una posibilidad alentadora: una nueva planta de depuración de agua que sirva para paliar la crisis hídrica y, sobre todo, para afrontar la creciente demanda que hay en torno al recurso.

«El agua es el problema más serio que tiene el Gran Mendoza. Para esta gran ciudad, a la que componen las comunas del Unicipio, la provisión hídrica es uno de los conflictos que más aqueja», diagnosticó el gobernador. «Por eso estamos planificando una obra que está bastante avanzada, y que tiene que ver con plantas depuradoras y con nuevas infraestructuras», pronunció en la inauguración de un desarrollo inmobiliario en Luján.

Sin embargo, Suarez fue lacónico y se guardó los pormenores del proyecto, del que, según algunos de sus colaboradores, pretende que los intendentes sean los primeros en enterarse. De hecho, fuentes de Casa de Gobierno contaron que este viernes había un encuentro con un puñado de jefes comunales y algunos funcionarios de las áreas hídricas. La idea era presentar este plan, pero finalmente la convocatoria se pospuso hasta el fin de la gira en tierras brasileñas.

«Hay que conseguir mucho financiamiento», explicó Suarez, y aportó que serían varios los lugares donde se emplacen los proyectos. Eso, y que los detalles técnicos se publicarían recién el próximo mes (aunque en realidad habló de «días»), fue casi todo lo que dejó conocer sobre la idea y su potencial.

Pero hay más información. Sus palabras se referían a un establecimiento potabilizador que estará en la zona de Álvarez Condarco, donde funciona la central hidroeléctrica, a metros de la Ruta 82. Contaría además con, al menos, otras dos plantas depuradoras aledañas y se garantizaría el mejoramiento de otros espacios que cumplen la misma función y actualmente están funcionando. «Todo está muy avanzado, estamos en la parte final», fueron sus palabras, lo cual fue ratificado desde calle Peltier.

«Permitirá abastecer áreas periféricas de los departamentos. Estamos hablando de zonas lejanas en Guaymallén, en Las Heras (hicieron hincapié en el Piedemonte y El Challao) y algunos puntos de Godoy Cruz». Así respondieron a UNO estrechos colaboradores que conocen la estrategia hídrica del gobernador.

A esos territorios se les sumarían los de dos departamentos peronistas: Lavalle y Maipú. Aunque en las tierras conducidas por Matías Stevanato, como es sabido, dependen de sus propios equipos y pozos de perforación y no enteramente de Aysam, como el resto de la provincia.

La segunda idea fundamental, es la construcción de acueductos en el Gran Mendoza. No hay un número exacto, pero son parte necesaria del proyecto. Están alineados a las otras construcciones, y son los que garantizarían ampliar el servicio en los lugares mencionados.

En Mendoza falta el agua, casi, como nunca. Los registros del Departamento General de Irrigación marcan que la crisis hídrica está en el punto más agudo de los últimos treinta años. Mencionan que habrá sequía extrema en zonas de producción agrícola, y los sondeos respecto al nivel de sus ríos enseñan que ni la cantidad de nevadas del 2022 podrá torcer ese panorama.

En ese contexto se insertan los proyectos hídricos de la gestión Suarez, que para su último año de gobierno, planifica un conjunto de obras capaces de dejar consecuencias palpables por décadas. El plan ambicioso que esbozó esta semana se enmarca como uno de los que sobresalen en esa batería de proyectos. No sería el único, y como a otros, es probable que no llegue a inaugurarlos, pero sí a darles inicio.

Entre los datos que no se conocen está el precio de las obras y cómo se financiarían. Tampoco quisieron develarlo desde sus equipos técnicos, por lo que está abierto a amplias posibilidades. «Desde aportes que lleguen de afuera hasta fondos del Enhosa», trazan, a modo de pista, en despachos oficiales. Esa entidad -el Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento- ya trabaja en Mendoza, y prometió 900 millones de pesos para el proyecto Piedemonte Norte, del que participan la comuna de Las Heras y la gestión provincial; precisamente, en zonas apuntadas por el nuevo plan, como El Challao.

Aparecen también las ideas que surgirían junto con la empresa israelí Mekorot. Hace sólo 20 días que el mandatario selló un convenio para que la provincia se nutra con sus servicios de consultoría, que apuntan a cambiar el nivel de consumo, la infraestructura para manejo aluvional y la tecnología para tratar aguas cloacales. «No tienen proyectos concretos, sino que identifican las debilidades», explicaron desde el Gobierno. «Se suman a nuestra cartera estratégica».

Ahora se espera el regreso de Suarez desde Brasil, donde visitará Río de Janeiro, San Pablo y Río Grande Do Sul. La nueva reunión con los intendentes aún no tiene fecha, pero sí cuenta con la promesa de sumarlos a este nuevo sistema para el tratamiento del agua. «Lo vamos a profundizar en los próximos días» anunció el mandatario, quien en público liberó apenas un puñado de detalles, pero en privado (según cuentan), ya gestiona una obra que mejoraría el acceso hídrico para más de un millón de personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí