Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas es normal que la población comience a utilizar estufas, garrafas, braseros y otro tipo de elementos para calefaccionar hogares.

La idea principal es transformar el frío en calor y que los días de menor temperatura no se sientan tanto. Pero también es cierto que se pueden generar diferentes accidentes domésticos o lo que es peor, intoxicaciones por monóxido de carbono.

En las últimas semanas el Valle de Uco ha registrado un alto número de incendios en viviendas por accidente doméstico, en su mayoría provocado por el uso de salamandras. Ante esta situación especialistas recuerdan la importancia de mantener una ventilación y usar con el cobertor cerrado, sin objetos en las proximidades ni apoyados en la estufa. También señalan la necesidad de que el tiraje supere al techo y que las chimeneas no estén en contacto con el machimbre sin un aislante.

Medidas de prevención:

Estufas

Lo primero que se debe hacer es convocar a un gasista matriculado para la colocación y limpieza de las estufas, cocinas y calefones.

Las autoridades recuerdan que las hornallas y el horno no son adecuados para calentar los ambientes.

Para evitar accidentes, la instalación de los artefactos debe cumplir con las condiciones de ubicación, ventilación y evacuación de gases producto de la combustión conforme a Reglamentaciones Técnicas Vigentes (NAG-200, Disposiciones y Normas Mínimas para la ejecución de instalaciones domiciliarias de gas).

Impedir que los niños jueguen cerca del artefacto.

Las estufas de querosene deben encenderse y apagarse en el exterior de la vivienda.

No acercar material inflamable.

Braseros

Desde Defensa Civil no aconsejan el uso de braseros pero, si no hay otra alternativa, se debe tener en cuenta:

Encender y apagar braseros (al igual que las estufas de querosene) en el exterior de la vivienda. Sacarlos de funcionamiento a la hora de dormir.

Evitar quemar productos con abundante resina, ya que producen chispas y pueden ocasionar incendios.

La base del brasero debe ser de cemento, baldosa o chapa, para evitar incendios.

Siempre se debe mantener una abertura que permita el ingreso de aire así como salidas para los gases tóxicos al exterior.

No utilizar cáscaras de nuez, almendras, frutos secos o carozos. Se podrían utilizar en salamandras con salidas al exterior, ya que eliminan vapores tóxicos durante la combustión.

Garrafas

En el caso de utilizar garrafas, se debe tener en cuenta para la instalación:

-espacios ventilados

-lejos de fuentes de calor

-protegidas de la intemperie

-fuera del alcance de los niños

Además, la garrafa no debe estar dañada u oxidada y el precinto de seguridad debe estar adherido a la válvula del envase. De no ser así, cámbiela.