El gobernador se dirigió a los mendocinos a través de una carta abierta que ùblico en sus redes sociales.

En la misma señala que “las decisiones que tomamos tienen la enorme particularidad de que influyen directamente en la vida de cada una de ustedes. Por eso, cada vez que vamos a tomar alguna medida, nos representamos la vida de una familia mendocina del Sur, del Valle de Uco, del Este o del gran Mendoza“.

Imaginamos que uno de los miembros tiene la suerte de continuar cobrando un sueldo a fin de mes porque trabaja en el Estado, otro está estudiando en forma virtual, otro se quedó sin trabajo porque cerró el lugar en el que trabajaba, otro está infectado o tiene altas posibilidades de contagiarse de coronavirus y, por supuesto, siente miedo. A esta familia: ¿se le puede pedir que elija entre la falsa antinomia salud o economía? Por supuesto que no. Esa opción es imposible e irreal“, consideró.

Estamos aprendiendo a convivir con el virus porque no hay otra alternativa más realista. Lo demás, por ahora, es intentar tapar el sol con un dedo“, remarcó en la prevención a partir de la responsabilidad individual y al aislamiento voluntario para cuidar a los grupos de mayor riesgo.

Hizo hincapié en que la batalla contra el coronavirus también obliga a hacer ajustes en medio del impacto económico que causa la cuarentena: “Estamos reduciendo los gastos a lo indispensable para que los servicios fundamentales no se resientan, haciendo las reformas necesarias para ahorrar y bajar costos que nos permitan contar con los fondos necesarios para estimular el empleo, para reducir su caída, para posibilitar que quien lo perdió lo recupere“.

el aislamiento voluntario es simple, se trata de salir a la calle sólo si es imprescindible” ya que sirve para que el sistema de salud de Mendoza siga respondiendo con eficacia, insistió.