La embajada norteamericana en la Argentina informó que elevaron la alerta a nivel 4.

En una acción que bien podría titularse como “¡se admira el muerto del degollado!” el gobierno de Donald Trump que sigue sin unificar un criterio nacional para el tratamiento de la pandemia en su propio territorio, considera que Argentina ahora es “Nivel 4: no viajar” y ponen como principal motivo el COVID-19: “Quienes viajen pueden sufrir de cierre de fronteras, clausura de aeropuertos, prohibiciones de viajes, toque de queda, cierre de comercios y otras emergencias”.

Asimismo, publicaron una serie de recomendaciones para quien decida viajar de todos modos. Entre ellas, aparece leer todo lo relacionado al coronavirus que aparezca en la web de la embajada, enlistarse en el programa STEP para recibir alertas y que la persona sea más fácil de localizar en caso de una emergencia, seguir al Departamento de Estado en Facebook y Twitter y tener un plan de contingencia para situaciones de emergencia.

La alerta de Estados Unidos llega el día después en que la Argentina confirmara su día de contagios más alto con 7.147 y 127 muertes. Además, esta mañana se registraron otras 31 muertes y el total de fallecidos ascendió a 4.135.

En tanto, EEUU registra a la fecha 4.802.491 casos, siendo su último reporte en las últimas 24 hs, 53.685 casos nuevos. Por otra parte, también el país registró en el mismo período de tiempo 1.320 nuevos casos de muerte, totalizando 157.631 desde el inicio de la pandemia.

En nuestro país, desde hoy el Ministerio de Salud facultó a las provincias a confirmar casos positivos sin la realización de un hisopado. En un principio, esta posibilidad estará destinada exclusivamente a los convivientes de casos confirmados por laboratorio que tengan síntomas, residan en áreas de transmisión comunitaria, y no reúnan criterios de internación.

Sin embargo, la definición es dinámica y podría sufrir modificaciones en virtud de las necesidades sanitarias de las provincias.

Los mayores de 60 años, personas con factores de riesgo, embarazadas, personal de salud, residentes y trabajadores de instituciones cerradas (geriátricos, por ejemplo) seguirán requiriendo un testeo PCR para confirmar que contrajeron la enfermedad. También serán sometidos a análisis de laboratorio los fallecidos sin causa conocida.

Esta novedad, que ya fue habilitada en el sistema informático que se utiliza para registrar los positivos, provocará un aumento de casos de COVID-19 en las estadísticas. Una vez realizado el diagnóstico, las autoridades adoptarán las mismas medidas que aplican con los pacientes que se sometieron al hisopado.