Se conoció hoy que Mendoza entra oficialmente en la etapa de mitigación de la pandemia del nuevo coronavirus.

La mitigación apunta a abordar de manera más puntual a los contagiados. “Se espera un incremento en la detección de casos, con aumento de consultas, internaciones y muertes por infecciones respiratorias agudas“, dice el documento del gobireno en el que se establece el nuevo protocolo.

Eso ocurre porque hay circulación comunitaria, porque es la enfermedad con mayor prevalencia e implica un cambio en el eje de abordaje. Entre otras cosas, adelantó MDZ, se cambiará el criterio de diagnóstico e internación para acelerar el proceso y evitar la saturación de los hospitales que tienen la posibilidad de atención de casos agudos.

Se trata de “reducir la incidencia de contagio y su diseminación del virus SARS-Cov-2″. En ese sentido, se priorizan los recursos para evitar impactos mayores. Por eso se busca “reducir la incidencia de morbimortalidad de COVID-19 en la población más vulnerable” y al mismo tiempo “reducir el impacto de COVID-19 en la actividad de las distintas áreas del Sistema de Salud manteniendo las áreas operativas“, según explicaron desde Salud.

La pandemia tiene seis etapas y tres que se declaran según la cantidad el estado de situación sanitaria. La primera es la de preparación, la segunda la de contención (donde estaba Mendoza) y la tercera es esta.

Otro dato importante para considerar el cambio de fase es la cantidad de personas contagiadas sin nexo. En general, cuando el porcentaje de personas con Covid-19 sin tener registrado cómo contrajeron el virus supera el 10% se considera que se pasa de etapa.

A pesar de que la Provincia está en etapa de mitigación, desde el Ministerio de Salud aseguran que no abandonarán la etapa de contención y búsqueda de nexos. Todo, a pesar de las dificultades logísticas que eso implica.