Realizaron denuncias de una reunión en la sede de la organización religiosa.

Una mujer fue demorada el día sábado por violar la cuarentena. Se trata de la esposa de un pastor de la Iglesia Universal de San Rafael. En la ciudad sureña, se suspendieron las celebraciones eclesiásticas tras el brote que tuvo origen en un integrante de una congregación evangélica.

El suceso se registró alrededor de las 16 del sábado cuando llamados a la línea de emergencias 911 advirtieron sobre una celebración religiosa en la sede de la Iglesia Universal, ubicada en calle Hipólito Yrigoyen 541.

Ante la situación, personal policial fue desplazado hasta ese lugar y cuando llegaron sólo encontraron a una mujer, esposa del pastor, que se encontraba recibiendo donaciones.

Por orden de un ayudante fiscal de turno, se dispuso demorar a la mujer, quien resultó imputada por infracción al artículo 205 del Código Penal, que castiga a quienes violan la cuarentena obligatoria y preventiva por el coronavirus (Covid-19).