Tenía 84 años y se había contagiado de coronavirus. Falleció en la noche de este martes en el Scaravelli.

La triste noticia llegó a las redes sociales pasadas las 22 horas de este martes. Colegas y compañeros de trabajo le daban la despedida a uno de los más antiguos hombres de radio de Tunuyán. Raúl Ábrego, más conocido como “Chino”, falleció a  los 84 años luego de haber contraído Covid-19 hacía menos de una semana y estaba internado en el hospital Scaravelli. Según cuentan sus últimos compañeros de FM Frontera, el “Chino” estuvo en terapia durante 4 días y era asistido con ibuprofeno inhalado, pero las complicaciones de salud en sus pulmones hizo que no resistiera y finalmente dejó de existir.

Padre de Fernanda Ábrego y abuelo de Renata, la historia de este hombre de los medios nació cuando era muy joven, cuando a los 15 años comenzó a trabajar en publicidad callejera. Luego, su labor se trasladó hacia los bailes populares, donde hacía de animador en los legendarios eventos bailables del Valle de Uco. También fue cantante en una orquesta que llevaba el nombre de “Rene del Valle”, El destino lo llevó a los medios de comunicación, donde ejerció la labor de locutor en varias radios tunuyaninas, destacándose durante las últimas décadas en el aire de FM Frontera.

Amigo de todos, con un espíritu entrañable, el Chino” se ganó un lugar en los corazones de los comunicadores de la zona. Conocido por su buen trato, su predisposición y su voluntad siempre conciliadora. Como se dice en la jerga popular, era un buen tipo, un buen colega y compañero de trabajo.

En sus últimos días, cuenta Darío Manzano, uno de los comunicadores que más lo conocía, el Chino había vuelto a hacer radio luego de estar ausente durante un tiempo. Sus últimas palabras en radio fueron durante los últimos miércoles, donde asistía  a acompañar a Darío en su programa radial de la 93.1. “Le había cambiado el semblante, estaba contento de volver”, comentó Manzano a este medio. “Se nos fue a la eternidad, Se va a extrañar mucho el gran Chinito Ábrego”, comentó.

Por estas horas, las redes sociales reflejan el gran afecto que siempre hubo hacia él y el gran vacío que queda en el aire tras su partida. No es para menos, se fue un pedazo grande de la comunicación. Se nos apagó la voz del querido “Chino”.

Agradecemos la información aportada por Darío y Héctor Manzano.