El monóxido de carbono es el principal peligro en los hogares en épocas de invierno. El encierro y el mal funcionamiento de los artefactos pueden traer desgracias que es necesario  evitar. Aquí, algunas medidas de seguridad aportadas por Defensa Civil de la provincia.

Debido a las bajas temperaturas que se están registrando, este organismo brinda una serie de medidas de seguridad para evitar la intoxicación con monóxido de carbono (CO) al encender la calefacción en el hogar.

Como primeras recomendaciones, se aconseja verificar los artefactos e instalaciones por un gasista matriculado, limpiar los calefones y no utilizar las hornallas y el horno para calefaccionar.

Además, hay que mantener ventilados los ambientes de la vivienda y apagar la estufa o artefactos antes de ir a dormir para evitar accidentes.

El monóxido de carbono puede producirse cuando el gas (natural o de garrafa), el querosene, leña, alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta.

Existen señales para sospechar la presencia del CO en el ambiente, como la llama de color amarillo o naranja en lugar de azul normal. Esto es producto del carbono libre en estado de incandescencia, así como la aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, en sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

Ante síntomas de intoxicación, llamar al 911 y concurrir al centro asistencial más cercano.