Desde este fin de semana se incrementarán los controles en toda la provincia. La Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial sigue sumando alcoholímetros y comparte recomendaciones claves.

De acuerdo a los que señala la nueva Lo que señala la nueva Ley de Seguridad Vial en Mendoza, Ley 9024, está prohibido conducir automóviles bajo los efectos de alcohol, con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro en sangre y, para quienes conduzcan bicicletas con o sin motor, motocicletas o ciclomotores queda prohibido hacerlo con una alcoholemia superior a 200 miligramos por litro en sangre.

En el Valle de Uco, fuentes Policiales informaron que se desarrollaran y aumentarán las maniobras operativas de prevención y controles los días, 24, 25 30 de diciembre y 1 de enero. Trabajaran en conjunto Policía Vial, Cuerpo de Preventores, Cuerpos Especiales de las diferentes Dependencias. También se realizarán patrullajes, y el control en los diferentes espacios verdes a los fines de evitar el excesivo consumo de alcohol y el abuso del volumen de la música.

Respecto de los conductores de vehículos automotores destinados al transporte de pasajeros y de carga, se dispone que deben conducir con tasa de alcoholemia cero gramos por litro en sangre. La autoridad competente realizará el respectivo control mediante el método adecuado aprobado a tal fin.

Asimismo, se prohíbe conducir bajo los efectos de psicotrópicos, estupefacientes, estimulantes u otras sustancias análogas, entre las que se incluirán, en cualquier caso, los medicamentos u otras sustancias bajo cuyo efecto se altere el estado físico o mental apropiado para circular sin peligro.

Se establece que todos los conductores de vehículos automotores se encuentran obligados a someterse a las pruebas que la reglamentación de la ley establezca para la detección de posibles intoxicaciones, y es falta leve la negativa a realizarlo y a su vez la presunción en contrario.

En la actualidad, las multas económicas por alcoholemia pueden ir entre $36.000 y $108.000, pero además, y según la gravedad de los casos, los conductores sancionados pueden sufrir inhabilitaciones para conducir; se les puede retener el vehículo e incluso están contemplados hasta 30 días de arresto.