Así lo afirmó el Ministro de Salud Ginés González, quien apuntó al alerta del gobierno respecto a la pandemia en varias ciudades del interior argentino.  El funcionario nacional dio detalles de lo que está pasando en Orán, al norte de Salta, donde hasta ayer se habían registrado 1077 casos y las condiciones del sistema sanitario son extremadamente frágiles. “Es una de las ciudades donde enviamos algunos de los 700 profesionales que están colaborando en zonas críticas, y los reportes que nos llegan son realmente dramáticos, porque el personal médico ni siquiera se está cambiando de ropa para no perder tiempo en la atención de los pacientes que se acercan a la guardia”, explicó.

Luego, ya en diálogo informal con los periodistas, González García contestó una pregunta de Infobae sobre cuáles son las esas zonas que más preocupan al Gobierno. Y, desde el sur hacia el norte, detalló que se tratan de Río Grande (Tierra del Fuego), Río Gallegos (Santa Cruz), Alto Valle (Río Negro), Mendoza capital, Venado Tuerto (Santa Fe), Rosario (Santa Fe), Resistencia (Chaco), Jujuy capital y Orán (Salta), además del conurbano de la provincia de Buenos Aires.

En tanto, en términos de números las provincias que más preocupan son Santa Fe, que con 19467 contagios tiene ciudades muy comprometidas y Mendoza, que está en 15132 casos. Son dos provincias con sistemas sanitarios sólidos pero que en este momento están padeciendo grandes dificultades para dar respuesta a las exigencias de la población, según apuntan desde el Ministerio de Salud. Por su parte, Córdoba está en el orden de los 14.974 casos y Jujuy en 12399, pero en la provincia mediterránea parece contenido el último brote, lo que aún no puede verificarse en relación a la norteña. Chaco, otra provincia, que arrancó mal la pandemia está logrando aplanar la curva después de varios meses, aunque ya está en 6792 casos y ayer tuvo 41 y 2 fallecidos.