Fue descubierto por científicos. Aunque el virus puede infectar a hombres y mujeres de cualquier edad, en el ser masculino puede provocar mayores complicaciones en la salud.

Una nueva explicación científica devela que las mujeres producen una respuesta inmunológica más poderosa al virus que los hombres, y por eso es menor el daño (de acuerdo al propio estado de salud de cada persona) que puede provocar en el estado general en el organismo de una mujer.

Aunque el coronavirus puede infectar a cualquiera, joven o viejo, pero los hombres mayores tienen hasta el doble de posibilidades de enfermarse gravemente y morir que las mujeres de la misma edad, según reveló un nuevo estudio de expertos de la Universidad de Yale.

¿Y esto por qué sucede? El primer estudio que examinó la respuesta inmunológica diferenciada por sexo arrojó una pista: los investigadores concluyeron que los hombres producen una respuesta inmunológica más débil al virus que las mujeres. Los hallazgos, publicados el miércoles en la revista Nature, sugieren que los hombres, sobre todo los mayores de 60 años, podrían necesitar más de las vacunas para protegerse contra la infección.

“La infección natural está fallando claramente” para suscitar respuestas inmunológicas adecuadas en los hombres, dijo Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale que dirigió el trabajo.

Los resultados son congruentes con lo que se sabe sobre las diferencias de sexo tras varios desafíos al sistema inmunológico.

En este sentido, el estudio plantea que las mujeres desarrollan respuestas inmunológicas más rápidas y fuertes, quizás porque sus cuerpos están preparados para combatir los patógenos que amenazan a los niños no nacidos o recién nacidos.

Pero con el tiempo, un sistema inmunológico en estado constante de alerta máxima puede ser perjudicial. Por ejemplo, la mayoría de las enfermedades autoinmunes —que se caracterizan por una respuesta inmunológica demasiado fuerte— son mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

“Lo que vemos son las dos caras de la misma moneda”, dijo Marcus Altfeld, un inmunólogo del Instituto Heinrich Pette y del Centro Médico Universitario de Hamburg-Eppendorf en Alemania.

Los hallazgos enfatizan la necesidad de que las compañías que buscan vacunas contra el coronavirus analicen sus datos por sexo y también pueden influir en las decisiones sobre la dosis, dijeron Altfeld y otros expertos.

“Se podrían imaginar escenarios en los que una sola dosis de una vacuna podría ser suficiente en individuos jóvenes o tal vez en mujeres jóvenes, mientras que los hombres mayores podrían necesitar tres dosis de la vacuna”, dijo Altfeld.