La bancada de Juntos por el Cambio anunció que no avalaría la renovación del funcionamiento remoto, planteó que el trámite exige dos tercios de los votos de los presentes (número que no tiene el oficialismo) y respaldó a los tres jueces que el kirchnerismo desplazará de sus cargos: Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli.

Igualmente, y aún con el retiro de toda la oposición, la votación resultó afirmativa por 41 votos a favor y 28 en contra, razón por la cual Rodríguez Machado pidió que quedara constancia de que no se cumplía con los dos tercios de los votos.

El arranque de la sesión fue tenso. Juntos por el Cambio envió previamente una dura carta de 13 páginas a la vicepresidenta cuestionando el manejo del Senado y las sesiones con citas incluso de palabras pronunciadas por ella misma en el recinto. Lo hicieron luego de varias horas de reunión y de desechar otra nota, más formal, con planteos sobre el reglamento de funcionamiento.

Son los últimos tres jueces que están sentados sobre causas kirchneristas. El siguiente paso es declarar nulo todo lo que fallaron estos jueces, van a decir que no están conforme a derecho”, dijo Laura Rodríguez Machado.

La cordobesa, vicepresidenta del Senado, que viajó especialmente para participar en forma presencial, fue contundente en el cierre de su discurso: “Señores jueces, siéntanse apoyados por 23 senadores de la Nación”.

La legisladora, que se quitó su barbijo amarillo sólo para pronunciar su discurso, citó al juez Castelli, que anticipó que no se retirará de su oficina, aunque los senadores del Frente de Todos voten para sacarlo del cargo actual como integrante del Tribunal Oral N° 3.

Yo le digo al juez, que es un juez independiente, que un solo bloque lo quiere sacar; que el otro bloque del Senado lo está respaldando para que usted pueda ejercer sus funciones. Este bloque no va a permitir que los jueces independientes sean removidos de sus cargos, hay una minoría que quiere hacerlo. Siéntase acompañado, señor juez, cuando mañana lo quieran sacar de su oficina”, agregó Rodríguez Machado.

Tras avisar que se retirarían luego del debate inicial, los senadores de Juntos por el Cambio fueron consultados por una visiblemente molesta Cristina Kirchner. Como no repartirían sus 130 minutos entre todo el bloque sino solo entre cuatro oradores, Martín Lousteau, Laura Rodríguez Machado, Humberto Schiavoni y Luis Naidenoff, les preguntó cuánto quería hablar cada uno.

Martín Lousteau reprochó el funcionamiento y ella insistió en que le indicaran cuánto hablarían y fue tomando nota “porque a mí me encanta escucharlos hablar”. Él le agradeció y ella, que acompañó sus dichos con un gesto de apertura de las manos y una mueca, respondió: “Es lo que corresponde, no me agradezca”.

La tensión siguió con Luis Naidenoff. “No es lo que se quiera sino lo que corresponda”, señaló desde Formosa, como si no la hubiera escuchado.

Parece que tengo un problema, debe ser culpa mía que no estoy capacitada para explicar”, insistió impaciente la vicepresidenta, que reiteró que es lo mismo que ella había manifestado y entonces hizo la cuenta al formoseño:

Lousteau, que apostaba al diálogo y hasta se reunió en Olivos con el Presidente, esta vez no fue tan amable como en otras ocasiones.

Quisimos hacer una sesión especial, pero o hubo un error o una incorporación un tanto aviesa. La sesión estaba citada con una norma que aún no se votó, que es la que estamos discutiendo ahora”, consideró sobre el Decreto DP 14 para la renovación de sesiones remotas cuando en julio se votó el DP 12 aún vigente por unos días más.

Están tratando de hacer lo que quieren, lo que se les canta, es la agenda de la vicepresidenta”, remarcó sobre el orden del día.

Esta vez lo hizo sin eufemismos: “La agenda de hoy es apartar a tres jueces que entienden en causas que involucran a la vicepresidenta, la presidenta de este cuerpo. Después lo pueden disfrazar de épica, de combate al lawfare”, cerró.