La fórmula produce entre los ancianos anticuerpos y las llamadas células T, esenciales para la protección contra la infección y que podrían proporcionar una inmunidad a más largo plazo que los anticuerpos. Además, las reacciones adversas fueron menores entre el grupo de edad más avanzada que entre los más jóvenes

La vacuna COVID-19 que está desarrollando AstraZeneca y la Universidad de Oxford produce una respuesta inmune similar tanto en adultos mayores como en adultos jóvenes, y las respuestas adversas fueron menores entre los ancianos, informó este lunes la farmacéutica británica en un comunicado.

Los ensayos clínicos de esa vacuna están en la fase 3, la última antes de conocer con exactitud si es segura y si permite proteger a la población de la enfermedad, tras lo cual necesitará el visto bueno de los reguladores antes de procederse a una vacunación masiva.

Antes del comunicado del laboratorio, el Financial Times informó que la vacuna ha mostrado una respuesta inmunológica sólida en personas mayores, el grupo de edad de mayor riesgo. La vacuna desencadena anticuerpos protectores y células T en grupos de edad avanzada, dijo el periódico, que basó su información con comentarios de dos personas familiarizadas con el proceso.

Los análisis de sangre realizados en un grupo de participantes mayores reflejan los datos publicados en julio que mostraron que la vacuna generó “respuestas inmunes robustas” en adultos sanos de 18 a 55 años, generando anticuerpos y las llamadas células T, cuyo principal propósito es identificar y matar patógenos invasores o células infectadas. Se cree que la inmunidad de las células T es esencial para la protección contra la infección por el virus y podría proporcionar una inmunidad a más largo plazo que los anticuerpos.

AstraZeneca dijo que era alentador ver que las respuestas inmunitarias eran similares entre los adultos mayores y los jóvenes. La empresa también afirmó que los resultados consolidaron aún más el cuerpo de evidencia de la seguridad y efectividad de su medicamento.

Se espera que los detalles de los últimos hallazgos sean publicados pronto en una revista médica, indicó el Financial Times