Ahora,  los empleados que cobraron parte de su sueldo por el ATP no podrán comprar los USD 200 mensuales El Banco Central los incluyó en la base de datos que detalla quién está impedido de adquirir divisas

Hoy, el Banco Central (BCRA) incluyó a los empleados de empresas privadas que solicitaron ayuda para pagar sueldos a través del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) en la base de datos de personas impedidas de comprar dólares para atesoramiento, el cupo de USD 200 que se renueva este jueves. La traba surge de una interpretación de la normativa que impide a quienes reciben planes sociales acceder al mercado de cambios, pero difiere de lo que habían entendido los bancos en un principio ya que los beneficiarios del programa son las empresas y no los empleados que reciben su sueldo habitual. Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron que en octubre no podrán comprar divisas.

En agosto 1,4 millones de empleados de empresas privadas cobraron parte de su sueldo a través de la Anses. Se trata de uno de los beneficios para empresas del ATP, que ayuda a aquellas firmas que vieron caer su facturación debido al parate económico que generó la pandemia de coronavirus COVID-19. Ese universo quedará fuera del mercado cambiario en lo sucesivo, de acuerdo a las normas cambiarias hechas públicas por el BCRA el 15 de septiembre pasado.

Esta tarde, fuentes del BCRA confirmaron que ese universo quedará afuera del cupo mensual de USD 200 que permiten las normas cambiarias. Las fuentes no aclararon si aplica a personas que cobran vía ATP en la actualidad o si afecta a todos los que alguna vez recibieron esa asistencia. En abril, 2,3 millones de personas cobraron parcialmente vía ATP; la cifra fue creciendo. Pero si se considera a todos los que cobraron al menos una vez, la cifra se acerca a 3 millones.

Según explicaron, la exclusión de estos trabajadores resulta del articulado de la comunicación A 7105, la principal norma anunciada a mediados de septiembre como parte de las medidas destinadas a reducir las compras de divisas y blindar las reservas internacionales de la autoridad monetaria. La norma incluye en la enumeración de nuevas restricciones la frase “no siendo admisible que sea beneficiario de algún plan o programa caracterizado como de ayuda social –incluyendo los subsidios de carácter alimentario” que, originalmente, se interpretó en el sistema financiero como que afectaba a quienes percibían planes sociales a título personal.