Son para nivel inicial, primaria, secundaria y Seos. Éstos han sido distribuidos durante el mes de abril –en dos entregas-, y en el mes de mayo se siguen distribuyendo. Una entrega que se acopla a la que ahora se hace del libro “Klofky“.

Silvia Cornejo, delegada regional de la DGE en Valle de Uco, explicó a Canal 8, el alcance de esta nueva entrega de material didáctico:

En esta oportunidad, la oficina regional de la DGE en Valle de Uco, inicia con la entrega para todas las salas de nivel inicial de la región. En primera instancia se entregarán en total 2.710 libros y 25 guías docentes, para las salas de cinco de los tres departamentos del Valle de Uco, estales y privados

El material será destinado a las salas de 5 de las instituciones educativas de la región, en el marco del Programa Provincial de Alfabetización, que se implementa desde 2017 en las salas de 5 y de primer grado en las escuelas mendocinas.

El objetivo fundamental es fortalecer la alfabetización temprana y que los niños ingresen a la primaria con mayores herramientas para la lectoescritura. No obstante, por la situación que actualmente vivimos, estos libros nos ayudan mucho más en la educación que docentes hacen junto a las familias”, informó Silvia Cornejo.

Este es un recurso muy valioso para seguir con la educación desde los hogares, continuar con las tareas escolares que conjuntamente llevan los docentes con las familias“, referenció Cornejo, destacando que estos libros llegan a todos los alumnos, “ayudando directamente a los alumnos en estos momentos, en especial a aquellos que no pueden comprar materiales“.

ó

Cabe señalar que estas entregas se producen desde el año 2017, a todas las escuelas estatales y privadas, alcanzando a todas las salas de nivel inicial, de primer grado y segundo grado. También continúan las entregas de cuadernillos

En otro orden, Cornejo se refirió también a cómo serán evaluados los niños, en el marco de la cuarentena.

Hay que distinguir entre evaluación y acreditación. La evaluación es formativa, lo que implica que permite al docente ir formando un concepto, ir visualizando las dificultades o los avances que tiene el alumno e ir retroalimentándose sobre la marcha. Es decir, evalúa y enseña, enseña y evalúa. Ajustar lo que haya que ajustar y aplicar mejores prácticas. La evaluación permite dos maneras, cualitativa y cuantitativamente. De acuerdo a las posibilidades de conectividad, de dispositivos que tiene el chico, a las posibilidades del contexto familiar o sociocultural, se podrá desempeñar de una u otra manera.”

“Esto permite que el chico sea evaluado distinto de otro chico que quizás tenga otras posibilidades tecnológicas, sociales, y en un contexto familiar con mas recursos. Se trata de apuntar a la individualidad del niño y la inserción dentro del sistema educativo”

“Dentro de lo cualitativo vamos a evaluar aquellos chicos que han tenido poca disposición de conectarse, o poca disposición de trabajar. Se va a evaluar quien se esforzó, quien tuvo los dispositivos, quien pudo acercarse a la tecnología y quien no lo pudo hacer. Eso sería lo cualitativo. El chico que, si se acercó, que acerco la tecnología a su casa de alguna manera, y se pudo conectar y avanzar, lo vamos a evaluar como lo hemos evaluado siempre, en una nota que no va a ser para acreditar. Es decir, que no va a ser para pasar al otro año. Sino, una nota de proceso, que permitirá que tenga incidencia sobre el promedio final.”

“Es importante que las familias sepan que, aunque no haya nota, igual deben seguir trabajando, porque los chicos deben aprender. Y queremos que aprendan, no para que se saquen un diez, sino para que vayan avanzando en su proceso educativo. Ningún chico en la escuela hoy, debería plantearse que, si no hace la tarea, es lo mismo.”

“Cada alumno va creciendo intelectual y socialmente gracias a los contenidos y a las metodologías que se aplican”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here