Pese a las demoras en la llegada de la vacuna.

Pese a una promesa que no pareciera cumplirse, en relación a la cantidad de vacunas destinadas a la Argentina por Rusia, debido a los problemas de fabricación, desde el Gobierno sostiene la expectativa de vacunar a 14 millones de argentinos antes de mayo.

Con esperanzas puestas en el aumento de la producción de dosis, desde Casa Rosada, estiman que se acelerará en febrero y que en el próximo mes podrán contar con las 20 millones de dosis acordadas.

El CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, fue entrevistado el último martes por la cadena norteamericana CNBC. Allí reconoció las demoras en la fabricación de la vacuna al marcar que “puede haber un delay en una parte de nuestra producción” y sostuvo que “es comprensible que pase porque las vacunas utilizan muchos componentes”.

Ese motivo, liberó de algún modo de la responsabilidad a las autoridades nacionales. Según el compromiso firmado que tenían ambos países, antes de que finalice enero deberían haber llegado a Ezeiza 5 millones de dosis. A un día de que termine el mes el número que arribó es de 880 mil dosis, contando las 300 mil que llegaron en diciembre.