El Gobernador, en su discurso de apertura de Sesiones Ordinarias de la Legislatura provincial, manifestó en relación al sistema penitenciario y su relación con la pandemia que “las cárceles de Mendoza son seguras porque desde el 16 de marzo se aplica un protocolo estricto”.
Rodolfo Suárez manifestó que las unidades penitenciarias de la provincia cumplen con las barreras sanitarias para combatir la pandemia de coronavirus y en ese sentido declaró que “no hay excusas para sacar presos”.
Agregó que el Servicio Penitenciario tiene listas 90 camas en la cárcel de Almafuerte para aquellos privados de la libertad que tengan que cumplir con aislamiento, por lo tanto, afirmó que no hay necesidad de otorgar domiciliarias.
Respecto de lo anterior, afirmó que también hay 90 camas para los agentes penitenciarios que tengan que ser aislados por prevención.
Apuntó directamente a la Justicia, remarcando que los magistrados tienen que evaluar el riesgo para los detenidos, pero también el riesgo para la sociedad.
En el final de este tema, Suárez indicó que los presos en Mendoza están ocupados, “porque trabajan”, anexando que “hoy están confeccionado barbijos y preparando lavandina”.