El faltante de cigarrillos en los kioscos, no se trata solamente de si es primera necesidad o no abastecer un habito discutible, sino de las fuentes de trabajo que están paradas.

La situación de la producción tabacalera es grave porque se paralizó el 20 de marzo y ya se agotó el stock. Creemos que fueron oportunas las medidas que se tomaron, pero ahora les pedimos reactivarla”, aseguró Martín Blanes, presidente de la Cámara de Distribuidores de Tabaco de la República Argentina

Blanes comentó en diálogo con LV18 San Rafael, que le solicitaron al Gobierno que “habilite la producción nacional con los más altos estándares de prevención como sucede en otros países y que aún no fue autorizado en Argentina”.

Los números que se manejan desde ese sector son impactantes:representa un millón de personas que dependen de la actividad, unos cien mil puntos de ventas y unos 700 millones por día que recaudan tanto los gobiernos provinciales como el nacional. Descartamos y dejamos de lado lo nocivo del cigarrillo, lamentablemente una de cada cinco personas es fumadora y al haber desabastecimiento empiezan a aparecer maniobras abusivas y nerviosismo en la comunidad porque son esenciales para quien lo consume”.
De acuerdo a lo que explicó Blanes, el Ministro de Desarrollo Productivo de la Nación (Matías Kulfas) “tiene el tema en carpeta y la reapertura de las fábricas ahora depende de la autorización del Presidente. De producirse las fábricas necesitan 16 horas reacomodarse y comenzar con la manufactura, de ahí pasarán unas 24 horas para que haya stock en lugares cercanos y unas 48 en otros más distantes, de todas formas no será la totalidad de las marcas».

 

Fuente: LV18 (San Rafael)