Recientemente, el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) publicó la serie de normas acerca de la designación de talles para la indumentaria que aborda el tema desde un enfoque completamente nuevo. Así, plantean la importancia de que las etiquetas contemplen las particularidades de cada cuerpo en lugar de remitirse a un código, como pueden ser los que van del “XS” al “XXL”, que no se condice con los cuerpos reales.

Por eso, las normas IRAM contemplan todos los cuerpos, recomendando el uso de tablas de medidas corporales no limitativas, es decir, sin principio ni fin para un contorno de tórax o un contorno de cadera.

Para esto, es fundamental que cada uno conozca sus medidas corporales. Pero, ¿cuál es la manera correcta para medir los cuerpos?

En contacto con el programa «A Media Mañana» de Canal 8, la gerente de Química y otras Tecnologías de IRAM, Adriana Núñez, brindó detalles de esta iniciativa: «La norma que establecimos dice que para identificar la indumentaria utilicemos una o más medidas corporales».

Y añadió: «Por ejemplo, en algunas tiendas somos un L y en otras somos un XL. Muchas marcas tienen estos códigos y los pueden seguir utilizando, pero los más apropiado sería que el fabricante, para poder vender la indumentaria, utilice la medida corporal de las personas».

«En una remera o camisa, lo que predomina es el contorno de busto o tórax, entonces el fabricante tiene que identificar a esa prenda por el contorno al que viste. Lo importante es nos amiguemos con nuestro cuerpo y conozcamos nuestras medidas para comprar la indumentaria. Ese es el lenguaje común, no el código que es diferente en cada prenda», explicó.

«Lo bueno es que la norma no es limitativa, no te dice hasta qué talle llega, están todos los talles incluidos, la tabla es abarcativa».

¿Para quién es el «talle único»?
Sin dudas, una de las mayores incógnitas a la que se enfrentan mujeres y hombres cuando van a comprar ropa es el denominado «talle único»: ¿A quién representa una prenda de este estilo?

La ingeniera Núñez indicó al respecto: «En este caso el tema es la denominación, el talle único es un código, no sabes a qué medida corresponde».

«Seguramente hay un modelo detrás de esa prenda, el que lo crea desde el taller, lo pensó para un cuerpo definido. Y si lo pensó para un cuerpo, entonces le pedimos a que fabrica que coloque las medidas de ese cuerpo en la prenda y no un código que diga ‘talle único'».

Si bien la provincia de Mendoza no tiene reglamentada la ley de talles, es importante que cada uno insista en que  se utilice  esta norma. «El paso ideal sería que conozcan sus medidas y pidan la indumentaria por la medida corporal. Hagamos también nosotros la fuerza para que la medida corporal sea el lenguaje único para ir a comprar la ropa, que es la que representa verdaderamente nuestro cuerpo», cerró la profesional.