Un inspector de la Policía Federal Argentina (PFA) fue asesinado de cuatro puñaladas en el barrio porteño de Palermo por un hombre que aparentemente vivía en situación de calle. En medio del ataque la víctima respondió con un disparo a las piernas del atacante, que resultó herido.

El hecho ocurrió ayer tarde en Capital Federal, sobre la Avenida Figueroa Alcorta al 3300, a pocos metros del Malba y de la clínica Mater Dei. Todo sucedió a plena luz del día y a la vista de un grupo de gente que tomaba algo en la vereda de un bar.

El hombre, identificado como Rodrigo Facundo Roza, de 51 años, apuñaló al efectivo de la División Montada de la Policía Federal Juan Pablo Roldán, de 33 años, con un arma blanca a la altura del corazón. Tras el ataque, el agente de la Policía Federal efectuó tres disparos en defensa propia. El agresor fue detenido y ambos fueron trasladados a distintos centros de salud de la zona.

El Gobierno habilitó a la Policía y a las fuerzas de seguridad a usar las pistolas Taser | La Voz

El policía no quiso disparar en un primer momento para repeler el ataque.

Al ser atacado, disparó a las piernas para tratar de evitar causarle un daño mayor. “Al principio no le quiso disparar. Y eso le costó la vida“, señalaron testigos del hecho, entre los cuales estaba el productor televisivo Nacho Viale.

Y agregó: “El atacante estaba fuera de sí”.

El agresor, falleció anoche en el hospital Fernández, donde estaba internado luego de haber sido herido por los efectivos a los que atacó en la vía pública.

Este homicidio reaviva la polémica por el uso de la “pistolas Taser” que, usada en una ocasión similar, hubiera inmovilizado al agresor que amenazaba a las personas con un arma blanca de grandes dimensiones; sin mayores daños al agresor.

Según diversas fuentes, el malestar entre las fuerzas policiales por la caída de un compañero se hubiera podido evitar, si el efectivo hubiera podido disponer de un arma inmovilizante, como se le provee a la mayoría de las policías del mundo.

En diciembre del año pasado el Gobierno de Alberto Fernández derogó el uso de armas con descargas eléctricas, también conocidas como Taser, para las fuerzas policiales y de seguridad.

La medida se hizo efectiva a partir de la decisión 1231/19 y dejó sin efecto los protocolos que le daban mayor libertad a los uniformados para disparar en casos de delitos graves y persecuciones.

El Gobierno del presidente  Fernández sostiene que el uso de estas armas electrónicas, que había sido aprobada durante la gestión de Mauricio Macri, ampliaba el uso indiscriminado por parte de los funcionarios de las fuerza policiales.

Ayer, la misma Ministra de Seguridad Sabina Frederic retwiteaba la salutación de Policía Federal a la familia del camarada caído en cumplimiento del deber.

El ex jefe de la Policia Federal, Nestor Roncaglia también se expresó indignado por la muerte del efectivo:

La publicación de Néstor Roncaglia en su cuenta de Instagram