Sus referentes además son voluntarios para la vacuna del Covid.

Guillermo Cabrera es mendocino pero vive en Buenos Aires y junto a su hijo Gerónimo son los fundadores de “Te doy una mano”, una ONG que confecciona y entrega prótesis ortopédicas en Argentina y en otros países del mundo. También, adaptando su trabajo solidario, desde el inicio de la pandemia han donado gran cantidad de máscaras de protección facial a lo largo del país, incluido el Valle de Uco.

En primer lugar, las prótesis de manos hechas con impresoras 3D, es la iniciativa que da nombre al proyecto, “hemos hecho más de 300, incluso varias las hemos entregado en San Carlos y Tupungato, también en otras provincias, Chile, Mozambique, en varios países que las van pidiendo por internet”, dijo Guillermo en diálogo con “A Media Mañana”.

En plena pandemia, siempre priorizando su labor solidaria crearon máscaras de protección facial destinadas al personal de salud. “Desde que empezó la pandemia, hemos entregado más de 13 mil máscaras a hospitales y centros de salud”, de las cuales el Valle de Uco recibió parte de esa donación.

Ahora, Guillermo y su hijo Gerónimo son voluntarios para la vacuna contra el Covid-19, “esta vez, pusimos el cuerpo, idea que se le ocurrió a mi hijo que vio un anuncio en internet y se anotó como voluntario para la vacuna de Pfizer y le pedí que me anote a mí también y salimos los dos sorteados”.

En cuanto al tratamiento que enfrentan, detalló que “en agosto nos aplicaron la primera dosis y hace dos días, la segunda. Yo tuve fiebre en la segunda dosis y mi hijo dolor de cabeza. En 15 días nos harán los análisis de los anticuerpos y sabremos si nos aplicaron la vacuna o placebos. No hubo ningún tipo de problemas con los voluntarios en cuanto a tener reacciones adversas”, destacó el hombre.

Por otro lado, continúan fabricando máscaras, aunque explicó que por el momento “ha mermado un poco la situación”.