Las acusaciones del gobierno de Donald Trump a Estado Chino por la propagación mundial del coronavirus encendieron la mecha de una «bomba» que puede explotar con la guerra comercial entre ambos países.
Hoy, el l ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, advirtió que «la confrontación estratégica entre China y Estados Unidos ha entrado en un periodo de alto riesgo», en medio de una gran tensión entre ambas potencias mundiales.
«Estados Unidos ha intensificado su política de contención frente a China desde que comenzó el brote de coronavirus», dijo el ministro Wei.
Por su parte, el jefe de la división china de armamento de las Fuerzas Aéreas del Ejército Popular de Liberación (EPL), Zhu Cheng, señaló también que «la rivalidad entre China y Occidente se está intensificando en la esfera cibernética, la espacial, la de aguas profundas y la biológica», y que China debe alcanzar el nivel de los países occidentales. «Sugiero acelerar la puesta en marcha de tecnologías innovadoras y revolucionarias de fabricación propia», señaló Zhu, según informó el diario South China Morning Post.
En tanto, el pasado fin de semana, la capital de China, Beijing, advirtió que Washington está llevando las relaciones bilaterales al «borde de una nueva guerra fría» y acusó a Washington de usar «cada oportunidad para atacar y desprestigiar» a Beijing.