La provincia del extremo Sur Argentino atraviesa una ola polar con temperaturas extremas que no se registraban desde muchos años. Este martes soportó una de sus temperaturas más bajas de la historia.

Desde hace una semana, la ciudad de Río Grande ubicada  en el extremo Este dela provincia de Tierra del Fuego,  atraviesa una ola polar con temperaturas extremas que no se registraban desde hacía quince años y que generan múltiples inconvenientes para los casi 100.000 habitantes de este lugar.

El jefe de la Estación Astronómica Río Grande, José Luis Hormaechea, confirmó que el récord de temperatura negativa de este año se produjo este martes a las 8.42 de la mañana, con un registro de 14,9 grados centígrados bajo cero y una sensación térmica superior a los 20 grados negativos. Según el especialista, similares condiciones climáticas seguirán en esa provincia hasta el jueves.

De acuerdo a los datos históricos, esta seguidilla de valores tan bajos no se producía desde junio de 2005, cuando la temperatura media de la segunda quincena  en este lugar fue de 0,5 grados negativos y se registraron valores extremos de 12 grados bajo cero.

Según estadísticas oficiales del Servicio Meteorológico Nacional, el registro más extremo para la zona todavía lo ostenta el año 1984, cuando se verificaron 22,2 grados negativos, el 19 de julio. Veinte años antes, el 25 de junio de 1964, Río Grande soportó también una temperatura extrema de 20 grados bajo cero.