Oros gobernadores pidieron lo mismo.

Alberto Fernández les propuso a los gobernadores implementar en todo el país un toque de queda sanitario nocruno, entre las 23 y las 6 para disminuir el ritmo de contagios que preocupa a las autoridades nacionales.

Algunos mandatarios pidieron que no se imponga una norma general y que se tenga en cuenta la realidad sanitaria de cada jurisdicción. Entre ellos estuvo el gobernador Rodolfo Suarez. Quien no considera necesaria en ese momento esa medida.

En diálogo con el Presidente, Saurez explicó que en Mendoza el porcentaje de ocupación de camas oscila el 35% y la situación está lejos de ser crítica. Además, el ritmo de contagios no se ha disparado al nivel que se vio en otros puntos del país.

Otros gobernadores pidieron flexibilidad a la hora de fijar los horarios del toque de queda y que la norma no sea general para todas las jurisdicciones por igual. Es decir, que no se fije un toque de queda nacional sino que se permita que cada gobernante disponga en relación a la situación que atraviesa su provincia.

«El presidente escuchó el punto de vista del gobernador de Mendoza y esperamos que sea tenido en cuenta», manifestaron desde el entorno del mandatario mendocino. Sin embargo, la palabra final la tendrá Alberto Fernández.