Así lo aseguró el abogado que lleva la defensa de los trabajadores.

Durante la semana pasada, trabajadores de viñas y bodegas se manifestaron para exigir mejoras en los salarios, mostrando malestar con quienes son sus empleadores y el gremio que los nuclea, SOEVA, por no garantizar sus derechos ni un sueldo acorde a la actividad laboral.

El abogado Daniel Álvarez, lleva adelante la defensa de aquellos trabajadores que perdieron sus puestos laborales tras los reclamos, «no solamente son amenazas, son despidos en concreto, han estado recibiendo telegramas de despidos», aseguró en diálogo con Canal 8.

La medida fue implementada por una reconocida bodega en el Valle de Uco, «a raíz de que se movilizaron reclamando condiciones dignas, sueldos dignos», explicó Álvarez. Por  otro lado, detalló que, «un empleado, el que mejor gana tiene un sueldo de 27 mil por mes, lo que sale una botella de vino en un restaurante de Buenos Aires».

Ahora, comenzará la defensa, «estamos con los empleados despedidos, ellos tiene diferentes modalidades de contratación, que es una trampa, por fuera de los convenios vitivinícolas. Con una flexibilidad de ser echados en cualquier momento, y por el antojo de la empresa y sin ninguna indemnización», agregó.

«Hasta el momento tenemos conocimiento de nueve personas, pero hoy en la mañana me estaban avisando de nuevos despidos».

En medio del paro vitivinícola, se conoció la conciliación obligatoria, «vamos a ver si fue debidamente notificada y publicada en el Boletín Oficial como corresponde. Si fue notificada como corresponde, también vamos a discutir la valide de estos contratos junior que son claramente esclavizantes. Es increíble la forma en que son esclavizados, porque ellos no llegan con su sueldo a cubrir la mitad de lo que se tendría que alcanzar para no ser considerados indigentes», según los datos del Indec.