El hecho ocurrió en plena noche, a pocas cuadras del Barrio Mitre, en Saavedra. Una joven regresaba a su casa cuando fue sorprendida por cuatro niños. Después de amenazarla con un arma con un arma, le robaron su teléfono móvil.

Los agentes de la Comisaría de Policía Vecinal 12A de la Policía Municipal fueron alertados por el 911 sobre el incidente. La propia víctima dio detalles específicos sobre los sospechosos. A partir de ahí se realizó un rastrillaje por la zona para dar con los delincuentes, logrando dar en la avenida Balbín al 3700 con un grupo de jóvenes, quienes tenían las características concordantes con los sospechosos.

Tras el cateo, la policía encontró el teléfono denunciado entre la ropa de uno de los detenidos, pues el fondo de pantalla coincidía con el dado por la víctima.

Al ser cuestionado, el portador dijo que lo había comprado en las inmediaciones de Barrio Mitre momentos antes. Además, en otro de sus bolsillos escondió una réplica de una pistola Beretta 9 mm.

Los detenidos, quienes resultaron ser todos menores de edad, de entre 13 y 15 años, fueron puestos a disposición del Juzgado de Menores 6, a cargo del Dr. Carlos Cociancich, que ordenó el traslado de los detenidos al Instituto Inchausti y reposición del teléfono a su dueña.

«Terminar con la puerta giratoria para los delincuentes menores de edad requiere una reforma urgente del Régimen Penal Juvenil y, sobre todo, una discusión honesta y sin imposturas sobre qué herramientas necesita la Justicia para pelear contra la violencia y la inseguridad. Del total de detenidos en la Ciudad de Buenos Aires por robos y hurtos, el 12% es menor de 17 años», aseguró el ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí