Así lo aseguró el ministro de educación.

Nicolás Trotta, reapareció tras una semana marcada por el debate y una disputa judicial por las clases presenciales en el AMBA.  Desmintió haber presentado su renuncia y criticó al jefe de Gobierno porteño Larreta, “gobernar no es solo poner alumbrado público y limpieza, es tomar decisiones antipáticas”, apuntó.

En torno al debate que Trotta tuvo con el Presidente, Alberto Fernández, en relación a la presencialidad, el titular de la cartera educativa nacional explicó,  “había diferentes miradas que se venían planteando en el marco de las distintas reuniones con especialistas del campo epidemiológico”.

El pasado 14 de abril, antes de que el mandatario anunciara la decisión de suspender las clases presenciales por 15 días, Trotta había sostenido que no se iban a cerrar las aulas, dado que la evidencia había demostrado que “no eran foco de contagios”. Por este motivo, Fernández dejó descolocado al ministro de Educación y en cierto punto, su postura quedó desautorizada.

En relación a los rumores sobre una posible renuncia a su cargo, el ministro señaló, “no presenté mi renuncia, si fue un momento de zozobra, pero el Presidente se hace responsable de la carga que implica gobernar y adoptar una decisión que después el tiempo va a terminar de ver el impacto”.